Ventajas de la lactancia

El mejor alimento.

La leche materna es el mejor alimento para el bebé en sus primeros meses de vida.

Esto se debe a que al ser un alimento natural generado por la madre específicamente para el bebé, contiene los elementos necesarios para cubrir las necesidades básicas y proteínas e inmunoglobulinas que brindan al bebé protección contra infecciones y enfermedades.

Amamantar puede acarrear obstáculos que deben intentar vencerse, como lo son el llanto, somnolencia y regurgitaciones del bebé, o pezones sensibles, episotomía, depresión post-parto e inseguridad en la madre.

Lo recomendable es poner al bebé en el pecho lo antes posible, porque esto hace que le leche suba más rápido, que la lactancia sea más prolongada y que el bebé comience a amamantar lo más rápido posible.

De haber tenido un parto por cesárea, probablemente se tendrá que esperar un poco más a que suba la lecha, pero se desarrollará satisfactoriamente.

Igual se recomienda darle pecho lo antes posible al bebé.

En caso de que el bebé no pueda tomar leche materna o la madre no tenga, igual es importante que al darle la leche o complemento se tenga al bebé próximo al cuerpo, porque el contacto es muy importante para ambos.

Ventajas de la leche materna

– Psicológicas: luego del nacimiento se da una separación entre el bebé y la madre, por eso es muy importante el vínculo que se establece entre ambos al momento de amamantar. Este refuerza los lazos afectivos y brinda sensación de protección y una mayor confianza al bebé.

– Nutricionales: la leche contiene proteínas, grasas, minerales y una cantidad de nutrientes que son ideales para el desarrollo satisfactorio del bebé. Su composición se va adaptando a las necesidades del bebé, de ahí su importancia.

Pero no sólo se adapta a lo largo de su crecimiento, sino también cada vez que toma. Es decir, cada vez que amamanta, al comienzo la leche es más dulce y líquida, lo que calma la sed del bebé.

Luego, a medida que va tomando se va tornando más espesa y rica en grasa lo que hace que el bebé se sacie y se regule su apetito.

– Digestivas: además de los nutrientes que aporta, la leche materna también le brinda enzimas con las que el aparato digestivo del bebé aún no cuenta.

De esta manera se va preparando para digerir y asimilar nutrientes que de otra manera podrían caerle mal.

– Inmunológicas: la leche materna aporta al crecimiento de lactobacilos (bacilos fundamentales de la flora intestinal), que son bacterias que ayudan a la digestión e impiden algunas infecciones.

También aporta factores inhibidores de crecimiento de algunas bacterias patógenas que pueden ingresar en el aparato digestivo del bebé y de otros agentes patógenos extradigestivos.

Además, al consumir leche materna se disminuye la posibilidad de que aparezcan alergias en el bebé (es más fácil que se presenten alergias ante el consumo de productos obtenidos de otras especies animales como la leche de vaca).

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario