¿Usar zapatos?

Conoce la mejor opción.

Parece que cuando equipamos a nuestro bebé, en lo último que pensamos es en sus pies.

Quizá porque aún no puede caminar, o porque no lo consideramos algo de primera necesidad, pero sus pies están desprotegidos.

Por eso te damos una serie de consejos sobre cómo deben ser los zapatos para bebés.

Principalmente los zapatos deben ser livianos. Así, el material ideal es la tela o lona, de tal forma que permitan que los pies estén aireados. Es mucho mejor evitar materiales plásticos porque harán más difícil que los pies de nuestro bebé puedan transpirar y sentirse comodos.

Además, los zapatos para bebés deberán ser con una suela delgada y flexible, que permite la libertad de movimientos, y por supuesto que no tenga al bebé rígido.

Es por eso que no debemos utilizar zapatos de tacón alto. Lógicamente protegen el tobillo, pero es algo que no nos interesa dada la corta edad de nuestro hijo o hija. Es preferible su total libertad.

Entre el dedo más largo del bebé y la punta del zapato debe haber un espacio equivalente al pulgar de un adulto. Por otro lado, el ancho del zapato debe permitir que puedas pellizcar el costado del zapato en la parte más ancha del pie.

Los zapatos, como dijimos anteriormente, son muchas veces un complemento más que una necesidad. Será por eso por lo que tendremos que evitar que el bebé los tenga puestos en lugares innecesarios.

En casa siempre será preferible que ande descalzo, en medias, o calcetines.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario