¿Tienes un bebé llorón? ¿Dejar llorar a un bebé?

Nunca se debe dejar llorar a un bebé, señalan expertos.

Hubo una época en que los expertos recomendaban dejar que los bebés “lloraran hasta que se cansaran”, prevalecía la idea, de que los bebés sólo “trataban de llamar la atención” y que responder rápidamente a su llanto era malcriarlo. Actualmente los profesionales del desarrollo infantil entienden que los bebés no son capaces de este tipo de manipulación. Los bebés lloran para lograr lo que quieren y, por lo general, es exactamente lo que necesitan, por lo que nunca hay que dejarlos llorar.

Llorar es el principal método de comunicación de un bebé. ¿De qué otra manera el padre o la madre sabrán que tiene hambre, necesita que lo acurruquen para tranquilizarse o tiene molestias?. Responder al llanto del bebé a él le permite saber que está seguro y que vive en un mundo confiable.

A veces, el bebé llora porque tiene hambre, o porque su pañal está sucio y necesita ser cambiado; podría llorar porque tiene sueño, calor, frío, quiere que le hablen o jueguen, o está muy estimulado.

Si el bebé sigue llorando, conviene verificar que no haya nada que lo está molestando, por ejemplo, alguna etiqueta de la ropa que lleva puesta, un cierre, una picadura de insecto, una erupción en la piel, etc.

Cuando el llanto persiste, los padres comienzan a sospechar que llora porque podría tener algún dolor, por lo tanto, es conveniente llamar al pediatra y comentarle la situación.

Amamantar al bebé es una excelente opción para apacharlo y mantener comunicación con él, el mantenerlo piel con piel le proporciona seguridad, tan sólo por estar entre los brazos de la madre y mirarla a los ojos. Debemos tomar en cuenta que una buena toma de leche materna tarda unas tres horas en ser digerida. Por lo tanto, es normal que un bebé se despierte durante la noche para mamar.

Dr. Horacio Reyes, Presidente de la Asociación Pro Lactancia Materna, señala que es conveniente que el papá participe en la tarea de amamantar al bebé, por lo que puede ser una excelente idea que le de una de la tomas nocturnas que haya guardado la mamá tras extraerse leche previamente.

Para esta labor añade el especialista, los padres se pueden apoyar en la utilización de extractores manuales y eléctricos para poder dejar las tomas necesarias para su pequeño durante la noche o el día si la madre trabaja, en el mercado, la compañía Phillips Avent, cuenta con este tipo de productos, además de mamilas y tetinas con diversos orificios cuyo objetivo es regular el paso de la leche, ya que un flujo rápido pueden provocarles arcadas a algunos bebés al suministrarles la leche más rápido de lo que ellos pueden ingerir, mientras que los de flujo lento pueden resultar frustrantes para algunos bebés, ya que, al tener que succionar con más fuerza para obtener la leche, acaban tragando demasiado aire.

A temperatura ambiente, puede durar de 6 hasta 10 horas (no aplica a los sobrantes de biberón que el bebé dejó: deséchelos). Si se desea calentar debe ser en baño maría, nunca en microondas porque el calor no es parejo. Si el bebé rechaza el biberón, la línea Natural de AVENT, cuenta también con un biberón con tetina, que se asemeja al seno materno lo cual, ayudará a alternar la alimentación con pecho y biberón.

Sobre este tema señala el Dr. Reyes, el empleo de la lactancia materna como método exclusivo de alimentación es el modo perfecto de proveer los mejores alimentos al bebé durante los primeros seis meses de vida. Debemos tener siempre presente que la lactancia materna es mucho más que sólo alimento, ya que los niños y niñas lactantes son menos proclives a morir de diarrea, de infecciones respiratorias agudas y de otras enfermedades. La lactancia materna potencia el sistema inmune de los bebés y contribuye a protegerles de enfermedades crónicas de la edad adulta como la diabetes y la obesidad.

Sonia Robles Aguilar
móvil 5518279089
of. 30 95 55 15
SPIA

1 Comment

Dejar tu comentario