¿Tecnología a temprana edad?

La tecnología beneficia al desarrollo de habilidades motrices finas.

Desde su nacimiento los niños se ven inmersos en un mundo regido por cambios tecnológicos, lo cual despierta su curiosidad por aprender a usar dispositivos que utilizan aplicaciones con imágenes, sonido y video, y que, además de servirles para distraerse, pueden tener un uso educativo desde los primeros años de vida de los más pequeños.

Cada vez es más común encontrar en casa o en las aulas una diversidad de dispositivos al alcance de los niños desde edades tempranas que, si se usan adecuadamente, pueden ayudar a estimular habilidades que son indispensables para su desarrollo.

Para que esto sea posible es necesario que los padres de familia actúen como gestores en la utilización de este tipo de dispositivos y de la información que los niños reciben a través de las computadoras, las tabletas o los teléfonos inteligentes. En la actualidad existen más de 1 millón de aplicaciones (apps) disponibles, de las cuales un gran número están dirigidas a la educación desde nivel preescolar. En este sentido, es recomendable que los padres de familia así como los maestros, definan primeramente cuáles son los objetivos de aprendizaje concretos mediante la selección de aplicaciones o programas acordes a la edad de los pequeños, lo cual puede averiguarse fácilmente leyendo la documentación/instructivos de los programas o aplicaciones a seleccionar.

El uso de la tecnología y, en específico, de dichas aplicaciones y programas beneficia al desarrollo de habilidades motrices finas, la identificación de colores, letras, sonidos, la clasificación de objetos, trazo, entre otros aspectos. Por ende, los padres de familia deben fomentar que los niños no identifiquen los dispositivos tecnológicos como medios de entretenimiento únicamente, sino orientarlos desde pequeños para que los perciban también como medios de comunicación, investigación y aprendizaje.

De hecho, hay escuelas que ya basan su dinámica enseñanza-aprendizaje en el uso efectivo de la tecnología desde nivel preescolar, respondiendo, así, a las necesidades de los niños de hoy que son aprendices digitales natos. Actualmente, algunas herramientas tecnológicas de última generación permiten que los docentes guíen la clase de manera totalmente digital, logrando que los niños y maestros rompan la brecha tecnológica que los separa y aprendan más y mejor. No se trata de tener una computadora o una tableta en el salón, sino de utilizar estos artefactos de manera significativa para compartir conocimiento y convertir el aula en un espacio de aprendizaje total, lo cual fomenta la creación de niños brillantes y multicompetentes que enfrentarán de forma exitosa los retos del futuro. De ahí la importancia de que los padres de familia tomen en cuenta este factor tecnológico, a la hora de elegir el mejor colegio para sus hijos.

Finalmente, la inmersión, gestión y el dominio de los adultos en cuanto al uso de los dispositivos tecnológicos, así como la selección de las aplicaciones adecuadas, harán que el tiempo que los niños le dediquen se convierta en “momentos de convivencia tecnológica” entre padres, niños y maestros, con el fin de fomentar el desarrollo de diferentes habilidades.

John Moreno
Coordinador de Tecnología Educativa
de Amco, líder en investigación, desarrollo
e implementación de metodologías educativas
www.amco.me

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario