Suplementos alimenticios en el embarazo

¿Los debo tomar?

Por lo general, ninguna mujer embarazada sigue diariamente y durante los 9 meses del embarazo una dieta ideal. Comer apresuradamente, cocinar alimentos que pierden sus vitaminas y minerales o devolver el estómago a causa de las náuseas son algunos de los factores que lo impiden.

Los suplementos alimenticios son una especie de seguro adicional que garantizan un mejor estado de salud tanto en la madre como en el feto, una manera de garantizar que tu bebé recibirá todo lo que necesita a pesar de las situaciones ya mencionadas que se pudieran presentar.

Los médicos suelen recomendar un suplemento de calcio, otro de hierro y otro de ácido fólico dependiendo de las necesidades de cada embarazada pues no es lo mismo una paciente que espera mellizos a otra cuyo peso está bajo su peso ideal o una con un embarazo de alto riesgo.

Los suplementos vitamínicos deber ser entendidos como complemento y no deben sustituir una dieta equilibrada. La dosis diaria de vitaminas y minerales deben proceder mayoritariamente de los alimentos que ingieras pues el organismo asimila mejor los nutrientes que proceden de estos.

Cuando consumes frutas o verduras tu cuerpo obtiene grandes cantidades de fibra y agua, así como calorías y proteínas importantes que una pastilla no podría aportarte. Por otro lado, hay que tener en cuenta que el exceso de vitaminas podría ser contraproducente.

Una embarazada necesita entre 1.280 y 1.300 mg de calcio diarios: los alimentos más aconsejados son la leche, yogures, queso, la col, acelgas, espinacas y sardinas en lata.
Casi todas las frutas, verduras, cereales y carenes contienen pequeñas dosis de hierro. Si incluimos estos alimentos y tomas el complemento recomendado por tu ginecólogo, tus necesidades estarán cubiertas.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario