¡Su primera Navidad!

Aquí te damos algunos consejos para disfrutarla aún más.

Por sí misma esta es una fecha muy especial, pero cuando llega un nuevo miembro a la familia la celebración se vuelve doblemente bella, memorable y divertida.

Las visitas

Durante diciembre muchas casas se llenan de visitas, ya sea los invitados a la cena del 24 o bien familiares que vienen a pasar las vacaciones navideñas. Por esta razón la casa se vuelve más ruidosa durante esos días, así que imagínate lo que eso significa para tu pequeño: rostros desconocidos, ruido y actividades diferentes a las de su apacible rutina.

Hasta los ocho meses lo más difícil para el bebé es soportar los ruidos fuertes, así que si tu bebé tiene menos de esa edad explícale a tus visitas que por el bien del pequeño debes moderar toda clase de sonidos estruendosos, desde la música hasta los gritos, sin olvidar los fuegos artificiales o el momento de romper una piñata.

A partir de los ocho meses los niños desarrollan un natural miedo a los extraños. Cuando lleguen las visitas o más recomendable es que no lo obligues a aceptar al extraño (así sea su abuela que lo acaba de conocer). Déjalo que poco a poco se acostumbre a la presencia de las nuevas personas, lo ideal sería que no lo quieran cargar a la fuerza o llenarlo de besos si el bebé no se siente a gusto.

¡Cuidado con el árbol!

Sin duda alguna el símbolo que marca la entrada de la Navidad a nuestros hogares es el árbol de Navidad, pero ahora que hay un bebé en casa debes tomar en cuenta dos reglas de seguridad:

El lugar donde lo colocarás. Dependiendo de cuántos meses tenga tu bebé debes de buscar el sitio más seguro para colocarlo, pues si ya gatea o empieza caminar corre el riesgo de jalarlo y tirarlo.

Una decoración segura. Olvídate de las esferas tradicionales pues son frágiles y se pueden romper, volviéndose peligrosas para el bebé. Prefiere adornos de fieltro, unicel o fomi, pero asegúrate de que sean adornos grandes y sin pequeñas partes que sean fáciles de desprenderse.

Qué regalarle

¿Piensas que es demasiado pequeño como para recibir un regalo de Navidad? No importa, recuerda que le puede durar muchos años y cuando sea más grande podrás decirle que ese fue su primer regalo de Navidad o el primero que le trajeron Santa o los Reyes.

Algunas ideas para regalarle: si es muy pequeño pueden ser accesorios para decorar su habitación o un bonito portarretratos. Si prefieres darle un juguete lo ideal son móviles de colores contrastantes, con movimiento y sonidos suaves o mordederas de colores y formas divertidas. Si el bebé ya controla sus movimientos lo ideal es un gimnasio o centro de actividades, también pueden ser juguetes para empujar que más adelante le ayuden a sostenerse.

Mismos horarios y alimentación

Aunque te sientas tentada a dejar al bebé despierto para que esté presente al momento de abrir los regalos o durante la cena, lo mejor es que respetes sus horarios de sueño y no lo obligues a permanecer despierto. Tampoco caigas en la tentación de darle probaditas de los deliciosos platillos y postres navideños, su dieta debe ser la misma de cada día, sin excepción alguna.

Ahora sí estás lista para disfrutar la primera Navidad del bebé, toma tu cámara fotográfica, ponle un bonito atuendo acorde a la época y captura todos los bellos momentos que están a punto de vivir juntos.

Su mejor foto, tu tarjeta de Navidad

Ya se ha convertido en una tradición el mandarle a los seres queridos una tarjeta de Navidad, o algún pequeño calendario, con la imagen del nuevo miembro de la familia. Escoge su mejor foto o tú misma prepara una sesión de fotos con tu bebé. Luego busca alguna tienda que imprima este tipo de tarjetas y pide la cantidad necesaria para mandar a toda la gente que ha sido importante para ti este año. Al final, añade un mensaje personalizado a cada tarjeta. Quienes las reciban se sentirán muy contentos de tener un pedacito de tu pequeño ángel en sus casas.

1 Comment

Dejar tu comentario