Soy mamá y profesionista

Existen muchas mujeres que desempeñan diversos roles en la sociedad.

Hoy en día existen muchas mujeres que desempeñan diversos roles en la sociedad; no sólo son hijas, amigas, esposas, madres, etc. sino que actualmente una gran mayoría son profesionistas también. Éstas pueden experimentar cambios emocionales importantes, ya que temen, por un lado, no dedicar tiempo suficiente al bebé y, por el otro, sienten la necesidad o deseo de regresar a su vida profesional.

Existen diversos factores que pueden motivarte a retomar las riendas de tu vida laboral y productiva, pueden ser de tipo económico, productivo o por un desarrollo personal. Sin embargo, es posible que experimentes miedo a lastimar a tu hermoso bebé, al no ser lo suficientemente “buena” o capaz para cuidarlo, y regresar al trabajo te puede “liberar” o “deslindarte” de la situación, otorgándole así la responsabilidad de ello a alguien más.

Sea cual sea la razón, como profesionista tienes la difícil tarea de afrontar la separación con tu bebé. Si tienes la legítima motivación por el retorno al mundo laboral, es muy probable y, al mismo tiempo normal, que te sientas confundida e insegura ante tal dilema.

Este conflicto interior suele generar un sentimiento de culpa por tener el deseo de regresar al trabajo y “abandonar” al bebé. No obstante, ante esta situación, toma en cuenta que no hay nada mejor que tú te sientas bien en todas las áreas de la vida, para poder ser mejor madre. Siéntete tranquila, realizada y con amplias expectativas de vida, esto te hará una mejor proveedora de amor y cariño y así te percibirán tus hijos. Es decir, si tú estás bien, ellos también lo estarán y será más fácil para ti brindarles los cuidados necesarios.

Actualmente, existen muchas opciones para poder dejar a tu bebé en buenas manos. Por un lado, puedes optar por dejarlo con algún familiar o amigo, por otro, cuentas con la posibilidad de recurrir a personal de servicio o a guarderías. Independientemente de la opción que elijas, es de vital importancia que tengas plena confianza y te sientas totalmente segura de dónde y con quién dejas tu bebé. Esto disminuirá tu angustia al momento de separarte de él y favorecerá tu tranquilidad. Asimismo, lo ayudarás a sentirse más seguro y, por ende, la situación será menos difícil para ambos. Recuerda que tu pequeño puede percibir tu angustia.

Consejos para afrontar mejor la situación:

  • No dejes que la separación entre tu bebé y tú sea brusca. Los tiempos deben comenzar siendo cortos y aumentarse hasta llegar al total de horas de trabajo.
  • Trata de no dejarlo con hambre, cansado o enfermo.
  • Permite que tu bebé socialice previamente con la persona que lo ha de cuidar.
  • Si tu chiquito o pequeñita ya es mayor de 1-2 años, explícale lo que va a pasar y cuándo vas a regresar.
  • Nunca te vayas a escondidas o lo engañes.
  • Haz que lleve algún juguete u objeto que lo haga sentir como en casa.

Finalmente, lo más importante que debes considerar es que los hijos necesitan calidad en el tiempo que pasamos con ellos, no cantidad. La calidad se basa en estar física y emocionalmente dedicado a él o ella; es decir, atender sus necesidades físicas, biológicas y afectivas, compartiendo cualquier tipo de actividad y brindándole la mayor atención posible en el momento que tú regresas del trabajo.

Para pasar tiempo de calidad con tu bello bebé, puedes apoyarte en estas ideas:

  • Utiliza ese tiempo para relacionarte, divertirte y mantener contacto.
  • Haz que disfrute plenamente de tu compañía; acarícialo, abrázalo, bésalo, y trata de estar siempre con una sonrisa; de esta manera, percibirá lo feliz que te hace su existencia.
  • Sé constante y consistente cuando pases tiempo con él o ella. Así, podrá habituarse y sabrá que existe un momento exclusivo y especial en su vida.
  • Procura darle su baño del día y una de sus comidas personalmente.
  • Si es mayor de 3 años, realiza actividades en conjunto: preparen la cena, recojan los juguetes, alisten el baño, etc. Puedes jugar, hablar, cantar, pintar, contarle un cuento, etc., pero lo más importante consiste en estar siempre presente; es decir estar totalmente enfocada y comprometida con lo que están haciendo juntos y con lo que te pide que hagan.
  • Es importante que te muestres disponible y que promuevas la comunicación entre ambos para que sepas cómo se siente y piensa
Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario