Sobreprotección

Exceso de cuidado y atención a nuestros hijos.

Cuando los padres ponen demasiado cuidado en sus hijos, normalmente, no se dan cuenta que esto se debe más a sus propias necesidades que a las de los hijos. Estas manifestaciones se reflejan de manera excesiva en factores como el amor, dinero, atención, comprensión y ayuda; enfocando toda su energía a hacerlos felices y resolver sus problemas.

En este sentido, si los papás no consiguen sus objetivos, les causa dolor, lo cual puede llegar a ser insoportable, ya que temen no ser lo suficientemente buenos como para ser queridos, a pesar de que creen ser bastante buenos como padres, por lo que no es extraño que su idea sea “ser padres perfectos con hijos perfectos”.

Desde la perspectiva de la “conducta de apego”, el niño que recibe una atención por parte de sus padres, crea en él un tipo de apego al que Bolwby denomina “apego ansioso”.

Por lo tanto, la sobreprotección es el exceso de cuidado, atención y protección que los padres tienen con sus hijos.

Esto ocurre frecuentemente con padres primerizos y, particularmente con las mamás, debido al tipo de vínculo que ellas tienen con sus hijos, lo cual no quiere decir que los hombres no la padezcan.

¿Es bueno sobreproteger a los hijos?

La sobreprotección de los niños puede dificultar su desarrollo y crecimiento, por lo tanto, es importante que los padres distingan entre proteger y sobreproteger a sus hijos, es decir, es importante no crear una burbuja que mantenga a los niños ajenos al mundo externo.

El exceso de cuidado en un hijo, es el temor del adulto respecto al hecho de que sus hijos crezcan y comiencen a ser independientes.

Es una sensación frecuente en las madres por el vínculo que tienen con sus hijos.

Los padres sobreprotectores tienden a limitar la exploración del mundo por parte de sus hijos, por lo tanto, no es bueno sobreprotegerlos, ya que, de esta manera, se les limita su propio aprendizaje y solución de problemas, lo cual es de suma importancia para poder alcanzar la independencia.

Normalmente, frente a estos ¿peligros?, los padres suelen decir en exceso: “No” y “cuidado”, limitando al niño en su exploración del entorno y, haciéndose evidente la inseguridad de los padres frente al desarrollo de sus hijos.

Además, le empiezan a transmitir esas inseguridades, muchas veces a causa de ciertos traumas o miedos experimentados por los padres durante la niñez o juventud, los cuales, años después se reflejan en la educación de sus hijos.

No obstante, existen casos especiales, cuando, por ejemplo, el niño tiene alguna enfermedad grave, es un hijo adoptado que durante años lo ansiaban tener o existe un entorno familiar difícil, etc.

¿Qué implicaciones tiene en los niños la sobreprotección?

Una relación entre padres-hijos basada en la sobreprotección tiene mucho más efectos negativos que positivos, ya que a los niños les implicará mayor esfuerzo alcanzar una madurez.

Además, impedir que un niño aprenda por sí mismo y responda espontáneamente a las situaciones que le surjan a lo largo de su desarrollo, puede provocar:

  • Inseguridad
  • Poca tolerancia a la frustración
  • Dependencia de los padres Finalmente

Es importante saber detectar como padre el tipo de relación que tienes con tus hijos, y es recomendable pedir ayuda psicológica, si sientes que estás sobreprotegiendo a tus hijos, ya que esto afecta tanto tu bienestar emocional como la de tus hijos.

Psic. Nayelli Montiel
Miembro de la SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE MÉXICO (SPM)
www.spm.org.mx
Teléfonos: (+52-55) 5286 1744 y 5286 5509

Clínica de asistencia a pacientes México D.F.:
Teléfonos: (+52-55) 5553 3599, 5286 6550 y 5286 0329
Email: spp spm.org.mx

Clínica de Asistencia a la Comunidad Sede Metepec Edo. México.
Teléfono: 215 3024
email: spmtoluca gmail.com

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario