Síndrome de muerte súbita del bebé

La posición de costado es 5 veces más segura que la posición boca abajo.

La muerte súbita se define en los diccionarios especializados como la muerte inesperada e inexplicable de un bebé (lactante) de 0 a 12 meses de edad, cuyos estudios post-mortem no demuestran una causa que lo justifique. Un estudio post-mortem adecuado requeriría no solamente de estudios clásicos, de estudios radiológicos y toxicológicos, sino también de una revisión exhaustiva de la historia clínica familiar e investigación de escena como datos útiles en el diagnóstico final.

A manera de ilustración, podemos señalarte dos circunstancias que se hallan presentes en la mayoría de los casos, a) que la muerte ocurre entre 2 y 4 meses de edad, y más del 90% tiene lugar durante el sueño. B) Se presentan fallas en el mecanismo del despertar, en especial cuando son de naturaleza obstructiva, que produce la asfixia.

Lamentablemente, ningún estudio, hasta el momento, ha logrado identificar a las futuras víctimas, ni tampoco descartar, por ausencia de anormalidades cardíacas y/o respiratorias, el riesgo de muerte.

Hoy en día se toma en cuenta la posición del lactante en la cama

Se ha demostrado un incremento significativo de la incidencia cuando a los bebés se colocan boca abajo, por lo que se han hecho campañas muy fuertes para que la posición cambie a boca arriba o posición supina, desde el cunero y hasta el domicilio.

La madre joven, de menos de 20 años, tiene cuatro veces más posibilidades de tener este problema, así como también la madre con 4 o más hijos. La madre que consume drogas sextuplica el riesgo. Es interesante también señalar que algunos estudios señalan a las guarderías como centros donde también ocurre un importante número de incidencias. Sin embargo, en nuestro país no existen datos exactos, y fidedignos, por la complejidad del tema.

Los bebés varones tienen un 50% de mayor riesgo comparado con las niñas. Suele presentarse más durante los meses de mayor frío del año. Según la Asociación Americana de Pediatría (2004) existen evidencias que apuntan a una relación entre la cantidad de ropa o de cobertores que cubren al lactante, la temperatura ambiente.

Las principales recomendaciones para la reducción del riesgo del Síndrome de muerte súbita del lactante, incluyen la posición como duerme el bebé, cuidados pre y postnatales, los cuidados generales del sueño, el hábito de no fumar alrededor del bebé, el sobre-abrigo, la lactancia materna, y el uso de un monitor.

Posición de costado

Los científicos han confirmado que la posición de costado es 5 o más veces más segura que la posición boca abajo. Te recomendamos dormirlos de lado, o de costado. Procura que tu bebé duerma en la posición de costado; que el brazo en contacto con el colchón sea colocado en ángulo recto con su cuerpo y la espalda apoyada contra uno de las laterales de la cuna para evitar que el bebé dé vuelta hacia la posición ventral (boca abajo).

Con el objeto de evitar que la cara del bebé quede cubierta durante su sueño, te aconsejamos que la cuna esté libre de almohadas, almohadones, ropa enrollada, muñecas y juguetes. El colchón debe de ser firme y cubierto exclusivamente por una sábana fina y el bebé debe quedar con sus brazos por fuera de la sábana.

Cambios de posición de la cabeza

Con el objeto de que el bebé ejercite los músculos de la nuca e incremente su sostén cefálico se sugiere ponerlo boca abajo mientras esté despierto, siempre que un adulto lo pueda observar para evitar que se duerma en ésta posición. En caso de que existan bebés que por razones médicas que deban dormir boca bajo, deben asegurarse que la superficie en la cual duerme sea dura, sin almohadas; también en este caso y cuando duermen boca arriba, los brazos siempre deben quedar por fuera de la ropa de cama, evitando de ésta manera que el bebé pueda deslizarse por debajo de la ropa de cama cubriendo su cabeza.

Lactancia materna

El amamantamiento es considerado el modo óptimo de nutrición de los lactantes. Sus ventajas incluyen beneficios para la salud general, nutricionales, inmunológicas, de desarrollo, psicológicas, sociales, económicas, ambientales y para la prevención del Síndrome.

Monitoreo domiciliario

Este monitoreo con aparatos electrónicos se aconseja y se ha comprobado su gran utilidad, ya que ayuda a prevenir este Síndrome, porque nos avisa con una alarma sonora si el bebé presenta problemas para respirar por más de 20 segundos, y muchas de las veces la propia alarma puede llegar a despertarlo.

Cigarro

El cigarro durante el embarazo se asocia a la disminución del crecimiento fetal y al aumento de las muertes perinatales. Existen claras evidencias científicas que muestran que el cigarro durante el embarazo tríplica el riesgo del Síndrome. El cigarro durante el embarazo disminuye la función pulmonar del lactante, aumenta el índice de problemas respiratorios (apneas) obstructivas y tiende a que los bebés tengan menos despertares ante distintos estímulos.

Como conclusión tenemos los siguientes puntos: Es difícil aún predecir cuáles son los bebés con riesgo de Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Te recomendamos entonces dormir al bebé en posición boca arriba, usar ropa de cama ajustada; administrarle lactancia materna; realizar un monitoreo (llamado también monitoreo domiciliario), y mantener el aire libre de humo de cigarros y polvo.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario