Segundo trimestre del embarazo

segundotrimestre_600x399

En este periodo tu peso se incrementa.

Es muy probable que en este periodo tu peso se incremente de manera evidente, aproximadamente unos 6 kilogramos. De éstos, sólo 1 es del bebé, el resto lo apoya el sistema de gestación (placenta y líquido amniótico), útero, senos más grandes, sangre y líquidos adicionales. La grasa corporal representará más o menos el mismo aumento de peso que el bebé.

En este periodo el embarazo ha tomado su dirección natural, y muchas de las pequeñas molestias que sentías al principio habrán disminuido o desaparecido. Es un nuevo momento para hacer algunas pruebas. Si tu edad es mayor a los 35 años o tienes antecedentes familiares con anomalías congénitas, con mayor razón habrá que estar al pendiente.

La amniocentesis, la ecografía nucal, entre otras pruebas, podrían ser necesarias, además de un análisis detallado de tu embarazo. Todo con el fin de que el embarazo marche viento en popa.

Tu físico se transforma.

En esta etapa tus pezones segregan calostro y rezuman de vez en cuando, es el primer alimento de tu hermoso bebé. Tus pecas, lunares y la aureola de tus pechos serán más evidentes. Tu cintura sufrirá algunas transformaciones, y ahora sí “parecerás” embarazada. Quizá también notes cambios en tus encías, que podrán volverse más esponjosas, probablemente debido al trabajo de las hormonas. No está probado que los dientes se afecten por tu embarazo, así que no te preocupes por esto, hasta ahora es sólo un mito.

Se afecta tu digestión. Los músculos del tracto intestinal se relajarán, debido a la acción de la hormona responsable de dilatar el útero, ya que ésta afecta otros músculos del cuerpo. Esto puede causar muchas molestias, muy comúnmente sufridas durante el embarazo.

También tu esfínter o anillo muscular, en la parte alta del estómago, podría darte molestias y hacerte sentir ardor, debido a que está más relajado de lo normal. Este reflujo gástrico se debe a que los ácidos contenidos en el estómago regresan al esófago. También se reducen las secreciones gástricas, y los alimentos permanecen un mayor tiempo en el estómago.

Debido a que los músculos intestinales están relajados, el movimiento intestinal se reduce, provocando estreñimiento.

Mayor tamaño. En el momento que el útero ha crecido por encima de la pelvis, empezarás a notar que tu cintura se desvanece, y tendrás el impulso de comprar ropa más floja y cómoda.

Posiblemente te comentarán que las mujeres durante el segundo trimestre se ven inflamadas, si te ocurre no te preocupes. El volumen de tu abdomen dependerá de diversos factores, dependiendo de tu constitución y dimensión, si es el primer embarazo o no, porque el músculo uterino se relaja después de tu primer bebé. A fin de cuentas, tu médico llevará un control que te permitirá una satisfacción al ver un buen progreso de tu estado.

Te cuidas a ti misma.

Durante el primer trimestre del embarazo tu peso se incrementará y es vital que sigas comiendo adecuadamente. Tu postura se transformará a medida que los músculos de la pared abdominal se estiren para crear el espacio necesario para acomodar el útero. Esto provoca que tu centro de gravedad cambie para llevar más peso a la parte delantera. Aquí, te recomendamos no inclinarte hacia atrás, pues pueden aparecer dolores de espalda.

Los dolores en la espalda. Es posible que durante el proceso de tu embarazo, aparezcan los dolores de espalda, porque el aumento del flujo sanguíneo hacia la pelvis reblandece y relaja las ligaduras del sacro, que conecta tus huesos pélvicos con la espina dorsal. Además, los ligamentos y el cartílago localizados en la parte delantera de la pelvis se relajan y aumenta la movilidad de las articulaciones.

Un buen consejo para evitar los dolores de espalda es sentarte derecha, intentando no encorvarte. Es más cómodo que uses una silla dura y te inclines con la espalada derecha. Procura no levantar cosas pesadas, pero si no puedes evitarlo, agáchate con las rodillas y levántate desde esta posición derecha.

Vigilancia prenatal.

Es muy seguro que te soliciten diversos análisis para que todo marche sobre ruedas. Te harán análisis de orina, peso y presión sanguínea regularmente. En caso necesario también te solicitarán pruebas cromosómicas para detectar defectos. Desde ahora tus médicos estarán interesados en medir el crecimiento del bebé: palparán tu abdomen para controlar el tamaño y forma del útero y la altura del fondo, monitoreando el sonido de los latidos del chiquito.

En el cuarto mes no podrá faltar la ecografía, y seguramente tu emoción será mucha al ver a tu bebé por primera vez. Además de visualizarlo, también podrás observar los rápidos latidos del bebé y hasta puedas ver cómo se mueve.

Preparándote para el advenimiento.

Al final del segundo trimestre es muy posible que te sientas bien y llena de energía, de modo que hay que aprovechar para hacer los preparativos de su nacimiento. La elección de su habitación, de su espacio, la ropa y el equipo que requerirás, te emocionarán.

Por eso, es bueno aprovechar este momento para adquirir, comprar o hacer los arreglos necesarios, y no esperar hasta el tercer trimestre, porque el volumen de tu abdomen será mayor y aumentará con rapidez, y quizá esas ganas de salir de compras desaparezcan, además de que probablemente sentirás cansancios más continuos.

Durante el segundo trimestre te sentirás cómoda con tu embarazo. Podrás sentir a tu bebé, sus movimientos y la enérgica vida que manifiesta tu bebé. Por ello, es probable que tengas los siguientes síntomas:

Tu abdomen se redondeará, perderás la cintura y mostrarás un embarazo “evidente”.
Por debajo del centro de tu abdomen aparecerá una línea nigra y tu pigmentación se incrementará.
A medida que la placenta empieza a producir hormonas, el nivel hormonal general regularmente se equilibra, provocando un efecto de serenidad y calma, a diferencia del primer trimestre, al tiempo que se beneficiará tu aspecto y tu cabello se lucirá más bello y abundante.
Querrás hacer el amor o hacerlo más seguido. Algunas mujeres son multiorgásmicas en este periodo, o sienten un orgasmo por primera vez.
El dolor de costillas y la indigestión son comunes.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario