Satisface tus deseos

La sexualidad y la espontaneidad.

Hay territorios desconocidos en nuestros cuerpos que también pueden permitirnos disfrutar una sexualidad plena. Para disfrutar una plena sexualidad es bueno guiarse por la espontaneidad. Sin embargo, solemos regirnos siempre por los mismos pasos, las mismas emociones, las mismas posiciones y los mismos placeres.

¿Por qué? Porque es más cómodo y no nos supone ningún riesgo aventurarnos a que no encontremos nada nuevo. Pero, paradójicamente, también perdemos la oportunidad de que justo nos pase lo contrario, así que anímense a explorar otras formas.

Seguramente saldrán de la rutina y les auguro diversión mientras reconocen a su pareja reinventándose en encuentros sexuales diferentes.

El ABC de las zonas erógenas

Las zonas erógenas son zonas de placer importantes. Generalmente son territorios desconocidos en nuestros cuerpos, expropiados, vulnerados y olvidados, cuando no suponen formar parte de los órganos sexuales a los que normalmente ponemos atención ubicados en la pelvis y el torso. Sin embargo no olvides que existen infinitas partes del cuerpo que pueden permitir disfrutar una sexualidad plena a través del conocimiento mutuo para vivir el placer de una manera diferente.

Las zonas erógenas permiten la satisfacción de deseos que no necesariamente conocemos pero que brindan una fuerza erótica que empodera nuestros cuerpos para sentir y hacer sentir placer.

Cada encuentro sexual puede presentarse como una novedad dado que siempre existen nuevas zonas erógenas por descubrir y encender nuevas experiencias, sensaciones y etapas con nuestra pareja.

Por dónde empezar

Si pones mayor interés en los preámbulos darás cita al factor romance para disfrutar el placer de un cortejo sosegado. Así, esperará por ustedes una respuesta sexual dispuesta a la entrega de a poco.

Abre tus sentidos y disfruta el ambiente, la ropa interior sexy, la música preferida, una sabrosa cena acompañada de un buen vino y un toque de sus perfumes favoritos.

La ternura, la sensibilidad, el juego y la pasión tienen la habilidad de aportar vibración al encuentro, encienden los sentidos y te ayudan a prolongar el juego erótico… boca, cabello, ingle, nuca, mejillas, axilas, ojos, rodillas, uñas…. son una prueba a su creatividad, atrévete y re-inventa tu sexualidad.

Existen tres zonas erógenas por excelencia:

El cerebro

Es la zona erógena más importante del cuerpo. Nuestras respuestas sexuales, es decir, la capacidad de llegar a la excitación y al orgasmo, son posibles mientras podamos experimentar distintas fantasías y realidades. Es el digno representante de nuestras creatividades y es el máximo exponente de la percepción. El placer comienza en nuestra mente…

Las orejas

Se vuelve necesaria cuando a partir de la comunicación podemos encontrar la clave del placer y el erotismo. Expresa tus sentimientos, tus gustos y deseos para ser escuchada. Deja que tu pareja se exprese: oigan, griten, giman, susurren, no dejen de hablar. Así es cómo conocerán uno de tantos caminos a la satisfacción.

La piel

Es la que abarca todos los territorios de nuestros cuerpos. Explora cada milímetro de piel, la encontrarás ¡por todos lados! Toda experiencia sensorial comienza al tener contacto con ella, a través de las caricias que brindamos a nuestra pareja y también recibimos.

El tacto es el único sentido que nos permite dar y recibir al mismo tiempo la expresión de nuestros deseos. Aprovechen la gran cantidad de terminaciones nerviosas, basta que se permitan las caricias con texturas, esencias, temperaturas y objetos diferentes. Te aseguro que aún existen infinidad de sensaciones que se pueden experimentar.

El 1, 2, 3 para ti

El erotismo, en muchas ocasiones y por cuestiones de mercado, ha quedado reducido a la experiencia externa, dejando de lado disfrutar a nuestro cuerpo como todo un santuario de placer. El abecedario tiene varias letras y tú cuentas con diferentes zonas que te pueden llevar a experimentar sensaciones eróticas cerca y lejos de los órganos sexuales.

Una cosa es tener relaciones sexuales y otra disfrutar de ellas a plenitud. Conocerte y conocer a tu pareja en cada rincón les llevará automáticamente a disfrutar de otra manera sus relaciones.

El tiempo es importante. La espontaneidad y contacto profundo con el placer están peleados con la falta de tiempo y el apuro. Sugiero que no existan fechas, horarios ni metas pre-fijados, sólo déjate estar junto a tu pareja en un viaje por el mapa que sus cuerpos suponen aventuradamente.

Cada encuentro sexual puede presentarse como una novedad si se permiten descubrir nuevas zonas erógenas.

Mayra A. Pérez Ambriz
Médica Sexóloga Clínica
Tel. 56 01 71 28
Cel. 55 85 65 17 98
mayra_perez si-saludintegral.com
talento si-saludintegral.com
www.si-saludintegral.com

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario