Recupera tu figura con la ayuda de tu bebé.

Stroller fitness.

Después de que nace tu bebé, uno de tus propósitos y de los de la mayoría de las mujeres es recuperar su figura. Dedicar un tiempo establecido a hacer ejercicio se vuelve casi imposible con la llegada del nuevo bebé pues de ahora en adelante casi todo tu tiempo tendrás que dedicárselo a él.

Precisamente para ayudarte con el cuidado de tu bebé y el de tu figura, existe una modalidad de ejercicios llamado “Stroller fitness”. No necesitas gran cosa más que ropa cómoda, la carriola de tu bebé y a él por supuesto.

El Stroller Fitness está pensado principalmente para madres cuyos pequeños se encuentran entre las 6 semanas y 4 años de vida. Son sesiones de ejercicio al aire libre, por lo general en algún parque en donde a través de aeróbicos se pretende fortalecer los músculos de los glúteos, piernas, abdomen y brazos; todos sin necesidad de sacar a tu bebé de su carriola.

Esta nueva modalidad tiene algunos otros beneficios aparte de mantenerte en forma:

  • Al ver que te acercas a la meta de recuperar tu figura, tu estado de ánimo mejorará pues cada día te verás y sentirás mejor.
  • Ayuda a reducir las probabilidades de padecer depresión postparto. Con el ejercicio liberas endorfinas que reducen la ansiedad y producen un sentimiento de bienestar.
  • Te brinda más energía en tus días.
  • Te permite fortalecer el vínculo con tu bebé, además de que los paseos diarios a él le vienen muy bien.

¿Cómo es una rutina de Stroller Fitness?

Se recomienda comenzar con un calentamiento. Camina unos 15 minutos con un poco de velocidad y con zancadas grandes mientras vas empujando la carriola. La posición de tu espalda debe ser recta y tu abdomen debe estar contraído.

  1. Inicia con desplantes sencillos. Por un periodo de tres minutos, realiza desplantes, colocando la pierna derecha al frente y flexionando la pierna izquierda (que se encuentra atrás), hasta que tu rodilla casi toque el piso. Cambia de pierna y repite el ejercicio.
  2. Continua con desplantes dobles. Se repite el movimiento anterior, pero esta vez flexionarás la rodilla dos veces, antes de cambiar de pierna. Realiza esta serie por tres minutos.
  3. Trabaja con ligas. Coloca la liga en el suelo y písala con ambos pies justo en el centro. Toma los extremos de la liga y estírala hacia tus hombros, doblando y estirando los antebrazos, con un movimiento que va de arriba hacia abajo. Con esto estarás fortaleciendo los bíceps.
  4. Ahora, sentadillas. Párate detrás de la carriola y sujétate del tubo de empuje. Separa tus piernas al ancho de tus hombros y desciende lentamente como si fueras a sentarte. Cuando bajes, jala la carriola hacia ti, y cuando vayas hacia arriba, empújala hacia adelante. Repite este movimiento lo más que puedas.
  5. Siguen los abdominales. Saca a tu pequeño de la carriola y recuéstate sobre un tapete de yoga, o una toalla. Coloca a tu bebé en tu vientre, y con una mano en tu nuca y la otra sosteniendo al bebé, comienza a subir y bajar el tronco. Inhala cuando bajes, y exhala cuando realices la contracción.
1 Comment

Dejar tu comentario