¿Qué le pasa a la piel de mi bebé?

5 enfermedades de la piel que pueden afectar a tu pequeño.

Si de pronto un día descubres enrojecimiento, ronchas o descamación en alguna parte del cuerpo de tu bebé no te asustes, es común que los pequeños experimenten uno o varios episodios de este tipo. Lo importante es aprender a identificar qué tipo de enfermedad o padecimiento es y qué hacer para combatirla.

Dermatitis de pañal.

Es lo que se suele llamar rozadura. Se caracteriza por el intenso enrojecimiento que presenta la zona de los glúteos. Aparece con frecuencia durante los primeros meses de vida y se origina por la acción irritante de la orina.

¿Qué hacer?

Cambia frecuentemente el pañal. Acuesta a tu bebé sin pañal un rato sobre un protector de colchón para que la piel sane más rápido. En la zona afectada puedes aplicar una pomada que cure y que además prevenga las rozaduras. Son ideales las pomadas de rápida absorción que dejan que la piel del bebé respire y ayudan a su regeneración. En caso de que haya infección debes pedirle consejo a tu pediatra.

Dermatitis seborreica.

A diferencia de la dermatitis de pañal, esta es una inflamación que afecta sobre todo al cuero cabelludo. Puede extenderse en la cara, la nariz, las cejas y los párpados. Se identifica porque en estas zonas se percibe una erupción roja y escamosa. Es provocada por una hiperactividad de las glándulas sebáceas.

¿Qué hacer?

Pon un poco de aceite de almendras en la zona afectada para ayudar a que se desprendan las costras. Seguramente tu pediatra te recomendará un shampoo especial o alguna crema ya que no debes usar jabones comúnes.

Dermatitis atópica.

Se trata de una inflamación de la piel que puede aparecer entre los dos meses y el año y medio de edad. Al igual que en la dermatitis seborreica, la piel se ve roja, escamosa y seca, pero con mayor intensidad, tanto que provoca mucha comezón y a veces los niños no logran conciliar el sueño. Se puede presentar en el cuello, tobillos, rodillas y codos, es decir, en sitios donde hay mayor sudoración. Puede ser heredada, por alergia, infección o incluso por factores psicológicos.

¿Qué hacer?

Necesitas visitar al pediatra, quien puede recomendar una crema para evitar la comezón o incluso recetar antibióticos. Evita el contacto con el agua y el jabón. Prefiere ropa 100% de algodón.

Urticaria.

Son las famosas ronchas que se distinguen por ser pequeñas de color blanco, rodeadas de una zona inflamada de color rojo. Aparecen casi siempre en brazos, piernas y tórax. Pueden aparecer por una reacción alérgica por medicamentos o alimentos.

¿Qué hacer?

Hay que visitar al pediatra para encontrar la causa de ella, pues quizá requiera de algún medicamento específico. Si además de las ronchas, al bebé le cuesta trabajo respirar o comer, hay que acudir de inmediato al hospital más cercano.

Sudamina.

Son puntitos blancos que aparecen del cuello hacia abajo, especialmente en el abdomen. Surgen por la obstrucción de los poros que llevan a las glándulas sudoríparas, es decir, el sudor queda retenido en la piel, formando estas pequeñas protuberancias.

¿Qué hacer?

En este caso hay que evitar poner cualquier clase de pomada o cremas, ya que mantendrían más caliente la piel del bebé y obstruirían más los poros.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario