Problemas de aprendizaje en los niños

¿Cómo afrontarlos?

En sus primeros años de vida el ser humano necesita ser acompañado por personas adultas que ya han aprendido a ser y a hacer lo necesario para enfrentarse a los desafíos de la vida diaria, para ayudar a los pequeños a construir los conocimientos y desarrollar las habilidades indispensables para vivir plenamente en un mundo con múltiples exigencias.

En la escuela los niños pueden presentar algunos problemas de aprendizaje. Los más comunes son:

  1. La dislexia, que se caracteriza por las dificultades que el niño puede presentar a la hora de aprender a leer, y entender lo que le transmiten los demás, así como por tener un retraso en el aprendizaje de nuevas palabras, entre otros.
  2. La disgrafia, la cual se manifiesta cuando se presentan problemas para escribir; por ejemplo, el niño no hace las figuras de las letras como deben ser; dejando mucho espacio entre palabras o haciendo letras muy grandes o deformes.
  3. La discalculia se caracteriza por la dificultad para entender problemas aritméticos. Se puede detectar cuando vemos que el niño no puede resolver sumas, restas o multiplicaciones sencillas, además de que no puede establecer una relación simbólica entre los números y las cantidades.
  4. El TDA/H (Trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad), que es una afección médica que afecta la capacidad de los niños para poner atención, mantenerse quietos y concentrarse.
  5. La disfasia, que representa un retraso para aprender a hablar. Los niños que sufren de este problema tienen dificultad para comunicarse y expresarse oralmente.

Sin embargo, lo cierto es que la vida misma es un mundo de aprendizaje es por ello que aprender va más allá de que el niño vaya a la escuela, y reciba el apoyo de sus padres en las tareas; por lo que se convierte en el gran reto de los adultos.

Para los padres de familia es fundamental que, antes de saber sobre problemas de aprendizaje en los niños, estén conscientes de los “retos” que implica ayudarlos a aprender, ya que es ahí donde está la solución de muchos “problemas de aprendizaje”.

Para que el aprendizaje de los niños sea natural y exitoso, los padres de familia deben cumplir los siguientes 5 retos:

Reto 1

Valida las emociones de tus hijos. Esto significa que se vale sentir cualquier emoción, para después reflexionar y elegir la mejor conducta. Es decir, se vale enojarse, se vale ponerse triste o ponerse muy feliz; lo importante es saber cómo vivir cada emoción. Ayuda a tu hijo a pensar y a elegir qué hacer según cómo se sienta. Validar sus emociones le permitirá al niño ser auténtico, transparente, honesto consigo mismo y con los demás.

Reto 2

Dale a tu hijo un mundo ordenado y con límites. Esto se logra cuando en el hogar, en la vida diaria, se establecen rutinas en los niños en cuanto a la hora para dormir, el tiempo para ver la televisión o navegar en internet; límites al comer, al gastar, así como en la participación en la limpieza de la casa, etcétera. Recuerda que los hábitos de los adultos se transmiten automáticamente a los niños, quienes imitan lo que los padres o adultos hacen. El orden y los límites permitirán a tus hijos iniciar tareas y terminarlas.

Reto 3

Permite que tu hijo sufra las consecuencias de sus actos. Evita decir “pobrecito, ve a la fiesta”, después de haberle dicho que no porque no hizo la tarea; “pobrecito, ve la tele”, después de prohibírselo porque no limpió su cuarto; o “pobrecito toma el dinero y compra algo en la tienda”, después de que no se comió todas las verduras, ya que permitir aquello que en un principio les prohibimos a los niños provoca un mundo sin consecuencias y de irresponsabilidad en la mente del niño. El mensaje que se les trasmite inconscientemente es “puedo hacer lo que quiera y no pasa nada”; el niño necesita vivir consecuencias positivas o negativas, según sea el caso, porque sólo así podrá darse cuenta de que lo que haga impactará en su vida y en la de los demás.

Reto 4

Convierte los errores de tus hijos en generadores de confianza. El error es parte natural del aprendizaje y de la vida. Por ejemplo, el niño a veces tira la leche en la mesa, no responde a la primera como quieres, no hace bien la tarea, no saca buena calificación, le pega a su hermanito, se distrae, llora cuando se asusta, grita cuando se enoja, etcétera. Cada vez que cometa un error hazle saber que es algo natural, cuando no es intencionado y hace su mejor esfuerzo. No violentarse ante el error, no dramatizarlo y no lastimar su dignidad como persona hará que el niño quiera seguir aprendiendo, y si se cae, él solo se levantará.

Reto 5

Acompaña a tu hijo en el reto de aprender en la escuela. El peor error que un padre de familia puede cometer es buscar una escuela donde “abandonar” a su hijo para que se lo eduquen. Papá y mamá deben convertirse en parte de la comunidad educativa de su colegio, asumir la parte que les corresponde es fundamental. Entérate de todo lo relacionado con la escuela, por ejemplo, su visión, su misión y valores; ve a las juntas, cumple a tiempo con tus compromisos, asiste a los eventos, no te enojes cuando tu hijo te pida ayuda a la hora de hacer la tarea, aunque en ese momento estés ocupado, si tú cumples con tu parte le estás dando el mejor ejemplo de responsabilidad a tu hijo.

Carlos Armando Ávila Cota
Consultor Educativo de Amco,
www.amco.me

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario