Manda tu pregunta




Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Mándanos tu pregunta…


He perdido las ganas de tener relaciones sexuales, ¿esto es normal?

El embarazo es una etapa de muchos cambios físicos y psicológicos, mismos que pueden afectarte en el plano sexual. Mientras algunas mujeres descubren por primera vez el orgasmo, e incluso el orgasmo múltiple, durante el embarazo, otras pierden el interés por el sexo. Así que no te preocupes, es normal que todas las parejas experimenten cambios en sus relaciones durante el embarazo y después de que nace el bebé.

Me he dado cuenta que tras tener relaciones con mi pareja se presenta una mucosidad de color rosa, ¿es peligroso?

No, esta mucosidad es perfectamente normal y no debes preocuparte. Ahora tu cuello uterino presenta una extrema sensibilidad, por lo que durante la penetración se provoca esta mucosidad debido al roce. Para que te sientas más tranquila puedes comentar esto con tu médico, así seguirás disfrutando del sexo sin sentirte angustiada.

Una vez que dé a luz, ¿cuánto tiempo debo dejar pasar antes de tener relaciones sexuales?

Si es un parto normal y sin complicaciones, se recomienda esperar 40 días, ya que aproximadamente ese es el tiempo que tu cuerpo se tarda en restablecer sus funciones reproductivas. Sin embargo, cada mujer es diferente y podrá tomar más o menos tiempo en recuperarse.

¿Es cierto que un orgasmo puede iniciar el parto?

Un orgasmo conlleva contracciones involuntarias de todos los músculos de la pelvis, así que es normal que mientras ocurra el útero pueda tener una contracción. Sin embargo, esta contracción nunca tendrá la capacidad de desencadenar trabajo de parto, a menos de que el embarazo sea de término, en el que el trabajo de parto se iba a presentar tarde o temprano. Si no es de término pero sí se desencadena el trabajo de parto eso significa que algo anda mal y debes ir a consulta con tu ginecólogo de forma inmediata.

Quisiera saber si tener relaciones sexuales durante el embarazo afecta a mi bebé.

No, de ninguna manera, tu bebé no percibe ni se da cuenta del momento en que tienes relaciones. Tal vez perciba tu actividad física de la misma manera que cuando haces ejercicio debido a los cambios en la velocidad de tus latidos del corazón o por las sustancias que tu cerebro produce al sentir emociones como placer, excitación o alegría. Tener relaciones sexuales satisfactorias, incluso orgasmos, siempre y cuando no haya una contraindicación médica, te puede ayudar a estar más relajada, flexible y con mejor comunicación con tu pareja durante el embarazo.

A veces tras tener relaciones me duele el vientre, ¿debo preocuparme?

En ocasiones, la actividad sexual puede ocasionar una sensación de ligero dolor en el vientre debido a la congestión sanguínea que ocasiona la excitación. Sin embargo, si el dolor es fuerte y dura más de 15 minutos es mejor que lo comentes con tu ginecólogo y te revise, ya que puede estar confundiéndose con contracciones antes de tiempo.

Escuché que en algunos casos se prohíbe el coito durante el embarazo, ¿cómo cuáles?

La penetración debe suspenderse de forma estricta cuando existe amenaza de aborto (sangrado y contracciones), amenaza de parto pretérmino (contracciones antes del término del embarazo) y cuando se tiene Placenta Previa o de Inserción Baja, ya que la estimulación del pene sobre el cérvix puede aumentar el sangrado y las contracciones. Sin embargo, a pesar de tener alguna complicación como éstas, el mantenerte íntimamente cercana a tu pareja aunque no exista la penetración, con caricias y besos, te hará sentir relajada, acompañada y apoyada.

¿Cuánto debo esperar tras el parto para volver a tener relaciones?

Se recomienda esperar al menos 40 días, en este tiempo das oportunidad de que el útero regrese a su forma y tamaño normal, que el sangrado se quite por completo, que observes de qué manera se comportará tu ciclo menstrual y tendrás el tiempo suficiente para elegir con tu pareja y tu médico el mejor método anticonceptivo para ti. Además te dará tiempo para estar más adaptada emocionalmente a la dinámica en casa con tu nuevo bebé.

Siento mucho deseo sexual desde que estoy embarazada, ¿es normal?

Sí, el deseo sexual o libido tiene que ver en gran medida con cómo te encuentras hormonalmente, así que si tomas en cuenta que el embarazo es una etapa donde las hormonas de tu cuerpo cambian radicalmente, uno de los efectos puede ser elevar o, por el contrario, disminuir notablemente la libido.

Desde que estoy embarazada mi pareja no quiere tener relaciones porque piensa que puede lastimar al bebé, ¿puede suceder esto?

Solamente puede pasar cuando existen condiciones médicas especiales como implantación baja de placenta, amenaza de aborto, sangrados vaginales, amenaza de parto pretérmino, entre otros, en esos caso sí se prohíbe la penetración durante la relación sexual. Pero si tu embarazo cursa de manera sana y sin complicaciones, entonces pueden tener actividad sexual. No te preocupes, la penetración no alcanza a tocar la parte interna del útero que es en donde se encuentra tu bebé, así que mientras no te duela y no presentes sangrado a la penetración podrán realizarlo sin problema alguno.

Después de las relaciones tengo sangramiento genital, aunque muy escaso, ¿debo preocuparme?

Si no te encuentras en tu periodo menstrual de ninguna manera es normal sangrar después de tener relaciones. Comúnmente esto no representa algo grave, puede deberse a algún trastorno hormonal, una lesión en la vagina o en el cuello del útero. Pero también puede ser el aviso de algo importante, como la presencia de algún tumor en el útero e incluso cáncer cervicouterino. Por ello, es indispensable acudir a tu ginecólogo, actualizar tu papanicolaou, tu colposcopía y encontrar la causa de dicho sangrado para dar el tratamiento adecuado y descartar algo grave.

¿Existen posiciones mejores que otras durante el sexo para quedar embarazada?

En realidad, siempre y cuando la eyaculación sea dentro de la vagina y no se realicen lavados vaginales posteriores al coito, la posición durante la relación sexual no aumenta ni disminuye el éxito en la fertilidad.

¿Está permitido tener relaciones sexuales durante el embarazo?

Sí, las únicas razones por las que no podrían tenerse es cuando hay amenaza de aborto, placenta previa o amenaza de parto prematuro. Las relaciones sexuales durante el embarazo son seguras tanto para el bebé como para la madre. De hecho, debido al exceso de hormonas el apetito sexual podría verse aumentado.

¿Cuáles son las posiciones más recomendables durante el embarazo?

A medida que tu vientre crece es mejor que busques posiciones que no lo presionen demasiado, pues podría ser perjudicial. Por ejemplo, se sugiere que sea la mujer la que esté sentada sobre el hombre mientras éste permanece acostado boca arriba. Una variante de esta posición es con el hombre sentado en lugar de estar acostado.

Si prefieres estar abajo, acostada boca arriba, lo recomendable es que flexiones tus rodillas hacia el pecho y coloques una almohada bajo tus caderas; sin embargo, ésta no es una muy posición muy recomendable a partir del cuarto mes de embarazo.

Para los últimos meses de embarazo se aconseja que te acuestes de lado con tu pareja junto a tu espalda, es una posición muy cómoda y sin riesgos. También puedes optar por colocarte de rodillas con tu pareja detrás de ti.

¿Está permitido tener relaciones sexuales durante la cuarentena?

El periodo que sigue al parto se conoce como cuarentena ya que abarca los 40 días posteriores al parto y se recomienda reiniciar las relaciones sexuales con penetración hasta que haya pasado este tiempo, que es cuando cesan los loquios, es decir, el sangrado que provoca la placenta al desprenderse.

¿Es normal tener sequedad vaginal al retomar las relaciones sexuales?

Las primeras relaciones sexuales tras la cuarentena pueden presentar molestias y sequedad vaginal, así que una crema lubricante puede ayudar a tener una relación más placentera.

¿Qué posiciones son las mejores para reiniciar las relaciones sexuales?

Lo principal es buscar posiciones que no resulten dolorosas para ti, que con ellas no soportes el peso de tu pareja sobre el vientre y que te permitan llevar tu propio ritmo. Por ejemplo, sentada sobre tu pareja mientras él permanece acostado boca arriba o estando él también sentado; o acostada de lado con tu pareja a tu espalda.