Manda tu pregunta




Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Mándanos tu pregunta…


No puedo vivir sin mi café de la mañana, tampoco sin el de mediodía, el de la hora de la comida, el de la tardecita y el de la noche. ¿Tengo que dejar de beber café ahora que estoy embarazada?

Sí, porque en definitiva la cafeína es perjudicial para tu bebé. Pero recuerda que no sólo está presente en el café, sino también en ciertos tés y en los refrescos de cola. Así que mucho cuidado con lo que bebes, ya que:

  • La cafeína aumenta la liberación de fluidos y calcio, los cuales son esenciales tanto para la salud del bebé como para la tuya.
  • El café y el té pueden brindarte sensación de saciedad pero no son nutritivos, por el contrario, al sentir que ya no tienes hambre te hacen dejar de consumir alimentos nutritivos que tu organismo y el del bebé necesitan.
  • Los refrescos de cola se elaboran con productos químicos poco aconsejables y tienen una enorme cantidad de azúcar, ¿es esto lo que quieres darle a tu bebé?
  • Por si esto fuera poco, la cafeína puede aumentar los cambios de humor propios de una embarazada, así que por tu propio bien y el de quienes te rodean, suprime su consumo.

Si alguna vez te es imposible contener tus ganas de beber al menos una taza de café, hazlo sin remordimientos, ya que existen estudios que demuestran que un consumo moderado no hace daño a los bebés.

¿Por qué empecé a tener acidez estomacal?

La acidez estomacal se provoca cuando el esfínter, que separa al esófago del estómago, se relaja. Cuando esto sucede, la comida y los jugos gástricos vuelven al esófago irritando su delicado revestimiento y provocando una sensación de quemazón que se denomina acidez gástrica. Y durante los dos últimos trimestres del embarazo este problema y las indigestiones suelen ser mayores debido a la presión que ejerce el útero sobre el estómago.

A veces me salto las comidas, ¿esto puede dañar a mi futuro bebé?

Sí, ya que el feto no puede desarrollarse a partir de las reservas de la madre, por lo que necesita recibir nutrientes a intervalos regulares. Es momento de dejar de saltarte las comidas, pues tu bebé necesita de ellas para seguir creciendo. No importa si no tienes apetito, debes hacer un esfuerzo por comer alimentos nutritivos y en cantidades suficientes.

¿Me podría dar algunas sugerencias para combatir la anemia durante el embarazo?

Pide a tu ginecólogo que te recomiende un complemento vitamínico alto en hierro. También puedes comenzar a llevar una dieta rica en vegetales con hojas verdes, como la espinaca y las acelgas, además de incluir leguminosas, por ejemplo frijol y lenteja, ya que estos alimentos tienen una gran contenido de hierro. Recuerda que entre más natural, variada y balanceada sea tu dieta tendrás mayor cantidad de nutrientes para ofrecerle a tu bebé.

Estoy amamantando pero me gustaría hacer una dieta para recuperar mi figura, ¿puedo hacerlo?

La palabra dieta simplemente significa “plan de alimentación” y en realidad una dieta debe ser siempre balanceada y contener todos los grupos de alimentos, sin exclusión de alguno de ellos. Hacerla de manera adecuada y guiada por un nutriólogo beneficiará el momento de la lactancia, ya que tendrás todos los nutrientes para aportarle a tu bebé y al mismo tiempo cuidarás tu peso y tu propia nutrición. En cambio, realizar una dieta muy estricta o incompleta puede causar una desnutrición en ti y ocasionar una baja producción de leche materna o una leche con bajo contenido nutricional para tu bebé.

En general, ¿cómo debe ser la alimentación de una embarazada?

Se sugiere dividir la alimentación en tres fases trimestrales: del primero al tercer mes, del cuarto al sexto y del séptimo al noveno, tratando siempre de respetar el horario de las comidas y repartiéndolas en desayuno, refrigerio de medio día, comida, refrigerio de media tarde y cena.

En el primer trimestre lo ideal es ingerir alimentos con alto contenido de hierro y calcio. Durante el segundo trimestre es conveniente aumentar el consumo de calorías a través de dos vasos de leche diarios y verduras verdes (para agregar unas 250 calorías a la dieta); finalmente, en el tercer trimestre hay que consumir más carne, verduras, cereales (como tortillas, pan blanco, arroz, papa, frijoles), huevo, pollo y pescado.

De preferencia se debe evitar consumir embutidos como jamón, salchicha y mortadela, pues su alto contenido de sal puede provocar hipertensión.

¿Qué comidas debo evitar durante el embarazo?

Para protegerte a ti y a tu bebé de bacterias y parásitos potencialmente peligrosos lo mejor es evitar la ingesta de carne y mariscos crudos o poco cocidos pues pueden transmitir microorganismos que provocan toxoplasmosis, una enfermedad que causa defectos de nacimiento, enfermedades e incluso la muerte del bebé.

También debes evitar comer pez espada, que contiene altos niveles de mercurio; productos elaborados con leche sin pasteurizar, pues pueden tener la bacteria que causa listeriosis, capaz de provocar un aborto, parto prematuro o infección del recién nacido; frutas y verduras sin lavar o desinfectar e hígado en grandes cantidades, pues contiene mucha vitamina A que en exceso puede causar defectos de nacimiento.

¿De qué manera evito el sobrepeso en el embarazo?

Lo ideal es que subas entre nueve y 13 kilos, ni más ni menos, para ello debes dejar de lado la comida chatarra, el azúcar, los dulces, las bebidas gaseosas y los pasteles. También debes aumentar el consumo de fibras y proteínas, así como de lácteos y frutas.

Y debido a que durante el embarazo la función digestiva es más lenta, lo mejor es no consumir alimentos antes de acostarte o hacerlo antes de las nueve de la noche.

¿Cómo debe ser mi alimentación tras la cesárea?

Ya que tu organismo debe recuperarse tanto de una intervención quirúrgica como de los nueve meses de gestación, es necesario llevar una alimentación muy sana, equilibrada y rica en proteínas, frutas, verduras e hidratos de carbono. También hay que beber muchos líquidos para auxiliar al organismo a eliminar todos los desechos derivados del alumbramiento.

Debido al cansancio acumulado podrías tener muchas ganas de comer dulces, lo ideal es olvidarse de productos industriales y azúcares refinados y optar por dulces saludables. También se recomiendan los alimentos salados, ya que el sodio ayuda a reactivar el sistema intestinal afectado por la cesárea.

¿Cómo aliviar las náuseas y los vómitos?

Al despertar o al sentir los síntomas come alimentos que contengan almidón, por ejemplo galletas saladas. Y por la mañana no tomes muchos líquidos, déjalos para más tarde.

Es preferible comer pequeñas raciones de comida cada tres horas que distanciar los alimentos y comer en exceso. El hambre también produce sensación de nauseas, así que siempre es bueno comer algo pequeño antes de acostarse. No comas alimentos altos en grasas o fritos, mantén el ambiente ventilado y sin olores fuertes, una buena idea es comer platillos fríos y con poco aroma. No te laves los dientes inmediatamente después de comer.

¿Y el estreñimiento cómo se mejora?

Muchas veces el estreñimiento es causado por los suplementos de hierro, para contrarrestarlo consume productos altos en fibra como salvado de trigo, productos integrales, vegetales crudos o levemente cocidos al vapor; come la fruta con cáscara y toma mucha agua, jugos e infusiones.

Soy vegetariana, ¿qué dieta debo seguir durante el embarazo?

Entre los alimentos que más se deben consumir para cubrir las necesidades del bebé durante el embarazo se encuentran los cereales, frutos secos, gluten de trigo, hortalizas, leche de soya, legumbres (muy importantes por sus proteínas), tofu, así como verduras y vegetales de hojas verdes que proporcionan hierro. De hecho, la absorción de hierro a partir de alimentos no cárnicos es mejor cuando se combina con alimentos ricos en vitamina C, como el jugo de naranja.

Nutrientes como las vitaminas B6, B12 y el calcio podrían tomarse en pastillas especiales para el periodo de gestación si el ginecólogo así lo recomienda.

¿Hay alimentos que me ayuden a controlar la preeclampsia?

Algunos estudios indican que la fibra ayuda a controlar la tensión arterial. Por ello, si se aumenta la cantidad de fibra ingerida durante los primeros meses de embarazo se podría reducir el riesgo de desarrollar preeclampsia en los siguientes meses. Lo recomendable es incrementar la ingesta a unos cinco gramos de fibra por día, lo que equivale a dos rebanadas de pan integral. Otros alimentos ricos en fibra son cereales, espinacas, acelga, zanahoria, kiwi, pera, y manzana. También los ácidos grasos Omega 3 ayudan a controlar la tensión arterial.

¿Cuál es la dieta recomendada si se desarrolla diabetes gestacional?

Si se tiene diabetes gestacional el feto podría recibir mucha azúcar en la sangre y desarrollar un peso por encima de lo normal, lo que puede dificultar el parto, además podría llegar a tener ictericia las primeras semanas después del nacimiento. Se recomienda una dieta baja en carbohidratos de aproximadamente 1800 calorías diarias.

Deja de consumir carbohidratos de rápida absorción como azúcar, dulces, chocolates, pan dulce, helados, refrescos, etc. Prefiere los de lenta absorción (en cantidad moderada) como galletas, arroz, papas, legumbres y pastas. Es recomendable consumir frutas, verduras, carnes blancas, y pescados a la plancha, cocidos o al horno.

La distribución de calorías debe ser: 20 por ciento en el desayuno, 5 por ciento a mediodía, 30 por ciento en la comida, 15 por ciento en la merienda y 30 por ciento en la cena; sin saltarse ninguna comida, pues el azúcar en la sangre permanece más estable si los alimentos se distribuyen de manera equilibrada a lo largo del día.

Me detectaron anemia, ¿qué debo comer?

La anemia durante el embarazo casi siempre se debe a la falta de hierro y se presenta durante el segundo o tercer trimestre de gestación. Generalmente el médico recomienda un suplemento de hierro que conviene tomar en ayunas junto con un vaso de jugo de naranja, pero si se sufre de estreñimiento lo mejor es tomarlo junto con la comida.

Si se desea obtener hierro de los alimentos las mejores fuentes son: las sardinas, los mariscos (siempre bien cocidos), las almendras, las espinacas, las nueces, la carne de res y la de cerdo. Pero hay que tomar en cuenta que beber té, café o leche impide que se aproveche el 60 por ciento del hierro ingerido. Por el contrario, los alimentos con vitamina C pueden aumentar la cantidad de hierro que absorbe el cuerpo, así que conviene comer naranjas, jitomates y fresas.

¿Lo que como durante mi embarazo influye en la salud de mi bebé?

Comer bien durante el embarazo debe ser importante y debes considerar que el consumo excesivo no es precisamente una buena alimentación.
Lo que comes, sin duda, influirá en la salud de tu bebé, incluso en un largo plazo. Los especialistas suelen escribir en sus estudios que la alimentación que pudiéramos tener tendrá repercusiones en nuestro pequeño. Es decir, muchas personas adultas que ahora presentan enfermedades de tipo crónico degenerativo como la diabetes o la obesidad por ejemplo, podrían haber provenido de una mamá que no se alimentó adecuadamente a lo largo de su embarazo.

¿Puedo comer mariscos durante mi embarazo?

En lo referente a qué es lo que debes evitar, considera que los mariscos crudos, por ejemplo, no son opción en este periodo de tu vida. Comerlos puede ser arriesgado porque suelen contener bacterias o virus perjudiciales para la salud de tu bebé y la tuya misma. Sin embargo, comer camarones, almejas u ostiones, bien cocidos no representa peligro e, incluso, pueden ser benéficos para tu alimentación, dado que son bajo en grasa, altos en proteínas y ricos en minerales