Manda tu pregunta




Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Mándanos tu pregunta…


Me siento demasiado cansada, ¿me pasa algo malo?

No te preocupes, uno de los síntomas propios del embarazo es la fatiga. Se trata de una señal que te envía tu organismo para que moderes tus actividades y descanses lo más posible. Recuerda que tu cuerpo está realizando una gran labor tanto al fabricar la placenta como al irse adaptando a las nuevas exigencias físicas y emocionales del embarazo. Además, a partir del cuarto mes el cansancio disminuirá.

Me da miedo que me salgan estrías, ¿hay alguna manera de evitarlas?

Incorpora a tu rutina diaria los siguientes consejos:

  • Frota tu piel con un guante de crin para exfoliar el área.
  • Aplícate aceite de germen de trigo, de aguacate o de almendras dulces en la zona para mantenerla bien hidratada.
  • Procura no broncearte.
  • Consume alimentos ricos en vitamina A y C para estimular la elasticidad de la piel.
  • Controla tu peso, lo ideal es aumentar sólo 12 kilos durante el embarazo y hacerlo de manera gradual.

En la ducha combina el agua tibia con el agua fría para favorecer la circulación y tonificación de la piel.

Voy al baño demasiado seguido, ¿por qué me sucede esto, hay algo qué puedo hacer para solucionarlo?

Esto es algo que le sucede a casi todas las embarazadas, en especial durante el primer y tercer trimestre, ya que en la medida que el útero comienza a crecer inicia una presión sobre la vejiga que provoca la necesidad de orinar.

Otras razones que te hacen ir al baño con frecuencia durante el embarazo son:

  • La cantidad de líquidos corporales aumenta considerablemente, mismos que se deben eliminar constantemente.
  • Los riñones trabajan mejor, por lo que eliminan los residuos más rápidamente.
  • A las embarazadas se les recomienda ingerir una mayor cantidad de líquidos para evitar problemas de estreñimiento.
  • En el noveno mes, cuando el bebé empieza a descender, se presiona de nuevo la vejiga y reaparece la necesidad de orinar con frecuencia.

Un buen consejo es que cuando vayas al baño te inclines hacia delante para que así te asegures de vaciar completamente la vejiga y con ello reducir un poco el número de viajes al sanitario. Y si en las noches tienes que ir varias veces y no durmes bien, intenta limitar la ingestión de líquidos a partir de las seis de la tarde.

Últimamente he sufrido de fuertes calambres durante la noche, ¿qué puedo hacer?

Un gran número de mujeres embarazadas sienten calambres en las pantorrillas y en la parte posterior de los muslos mientras duermen, para aliviarlos se recomienda:

  • Estirar la pierna y flexionar lentamente el tobillo y los dedos del pie hacia ti. También puedes apoyar una mano debajo de los dedos del pie y estirar hacia arriba.
  • Sal de la cama y párate sobre una superficie fría, el alivio suele ser inmediato.
  • Después de realizar alguno de los métodos anteriores y sólo si te funcionaron, date un masaje en la zona afectada o aplica calor para tratar de reactivar la circulación.

El estado de ánimo que tengo, ¿podría afectar a mi bebé?

Fíjate bien y es posible que descubras que cuando algo te molesta o te inquieta tu bebé empieza a dar patadas, esto significa que reacciona a tus estados de ánimo. Sin embargo, las emociones que vives a lo largo de cada día no tienen efectos dañinos en tu bebé.
Así que si pasas una mala noche y de pronto te despiertas asustada y con el corazón acelerado en medio de una pesadilla, no te preocupes, esto no le afecta tu bebé. En cambio, él disfruta cuando estás emocionada y feliz, o si estás relajada comparte contigo esa sensación de bienestar.

La piel de mi panza había estado muy bien, pero ahora está irritada y me da mucha comezón, ¿qué hago?

En la medida que el bebé va creciendo la piel del abdomen se va estirando cada vez más y eso hace que sientas comezón e irritación. Incluso en la zona que hay entre los muslos puedes sentir esas mismas molestias. Para mantener la elasticidad de la piel debes mantenerla bien humectada, busca una crema especial para embarazadas o simplemente una buena crema humectante y úsala tres veces al día. Entre las piernas puedes ponerte un poco de talco para evitar el roce y la irritación.

Los senos se me han puesto demasiado sensibles y me duelen, ¿qué me está pasando?

Es en los pechos donde las mujeres notan los primeros síntomas del embarazo, así que con el paso de los meses cada vez los sentirás más pesados y te causarán pequeñas molestias, por ejemplo una sensación de cosquilleo en los pezones. Esto se debe a que las hormonas están trabajando para que más adelante puedas amamantar a tu bebé. Desde el principio del embarazo acostúmbrate a usar un buen sostén, sobre todo si tus pechos son grandes. Si te resulta cómodo, úsalo también para dormir. A la hora bañarte prefiere un jabón suave y después seca bien tus senos para evitar resequedad y cuarteaduras.

Últimamente he sentido que se me entumece la mano durante las noches, estoy preocupada.

Seguramente durante tu embarazo te has sentido hinchada en diferentes partes del cuerpo, pues lo mismo sucede con el túnel carpiano de tu muñeca que en estos meses de espera tiende a inflmarse. El entumecimiento que sientes se debe a que a través del túnel carpiano pasan nervios que van a los dedos pulgar, índice, medio y parte del anular, y la inflamación provoca una presión extra sobre ellos. Para evitar que te suceda:

  • Ten cuidado de no aplastar tus manos con tu propio cuerpo mientras duermes.
  • Si te despiertas con la mano entumecida hazla colgar fuera de la cama y sacúdela con fuerza.
  • Pregunta a tu ginecólogo si sería conveniente tomar un suplemento de vitamina B6.

Desde que estoy embarazada creo que me he vuelto un poco torpe, ¿me está pasando algo?

En realidad lo que te está sucediendo es que tus artículaciones se están relajando, lo que provoca que pierdas agilidad y fuerza, además estás teniendo una mayor retención de agua, lo que contribuye a que sujetes los objetos con menor firmeza y seguridad. Si tu abdomen ya ha alcanzado un tamaño considerable, seguramente tienes problemas para verte los pies, controlar las distancias y mantener el equilibrio.

Ahora que ya sabes lo que te está pasando es importante que tomes en cuenta estos consejos para que no corras riesgos:

  • Evita subirte a sillas o escaleras para alcanzar cosas.
  • Cambia tus tacones por unos bonitos zapatos cómodos.
  • No camines descalza.
  • Si tienes bañera, entra y sal de ella con mucho cuidado y sujetándote de algo.
  • Si hace falta, pon focos o lámparas extra en tu casa para iluminarla bien y evitar pegarte con objetos que no veas.
  • Fíjate bien que en tu casa o trabajo no haya cables sueltos con los que te puedas tropezar.
  • Pide que coloquen tiras antiderrapantes en los escalones e incluso dentro de la bañera.

¿Es malo si me hago demasiadas ecografías?

Antes que nada debes recordar que una ecografía no es el primer video o foto de tu bebé, sino el instrumento que le permite al ginecólogo asegurarse de que el feto está creciendo con normalidad, así como verificar tu propia salud.

A la fecha no existe evidencia alguna de que las escografías puedan causar riesgo o daño al feto, ya que no se emplean radiaciones ionizantes ni se irradia a la madre o al feto. Además, se trata de una técnica que constantemente se perfecciona, por lo que son muy seguras. Aun así, sólo se deben realizar cuando exista una indicación clínica y el ginecólogo sea quien las solicite.

Me falta poco para que nazca mi bebé y me gustaría saber cómo me daré cuenta si ya estoy lista para el parto.

Lo sabrás porque las contracciones se vuelven cada vez más intensas, frecuentes y con mayor dolor, además notarás que una vez que empiezan ya no se detienen.

Otros detalles que te harán confirmarlo es que por más que cambies de posición las contracciones no desaparecen; sentirás que el dolor empieza en la parte baja de la espalda y se extiende hacia la parte inferior del abdomen, llegando a sentirlo hasta las piernas; notarás que tienes secreciones rosadas o con un vetado sanguinolento y, finalmente, verás que se produce la rotura de las membranas, es decir, de la bolsa de agua.

Soy fanática del deporte, pero no sé si puedo seguir haciendo ejercicio ahora que estoy embarazada.

Es durante el primer trimestre del embarazo cuando hay mayor riesgo de aborto, por lo que se deben evitar los esfuerzos agotadores. De la misma forma, al final de la gestación no se recomienda hacer ejercicio cuando te encuentras cansada. El ejercicio moderado, como estiramientos o ejercicios sencillos de yoga, es lo más aconsejable. Pon atención en no realizar alguno de los siguientes ejercicios: correr, tenis, deportes de contacto, buceo, equitación y cualquier ejercicio que te deje exhausta, por ejemplo una clase de zumba.

No sé qué me pasa, desde que me embaracé la piel se me puso muy seca y me pica, ¿qué puedo hacer?

La picazón que sientes es resultado de la piel seca, pero poco a poco puedes solucionar este problema. Comienza por buscar una crema de hidratación profunda y aplícatela después de bañarte. De hecho, no debes bañarte con agua muy caliente y prefiere productos que no contengan jabón, pues puede ser demasiado agresivo con tu piel.También debes beber 2 litros de agua cada día y de preferencia no te expongas al aire acondicionado pues tiende a resecar la piel.

Desde que estoy embarazada me cuesta mucho respirar, ¿qué puedo hacer?

Los cambios hormonales provocan la hinchazón de la mayoría de los capilares del cuerpo, entre ellos los del tracto respiratorio. A medida que el embarazo progresa, el útero, que es cada vez mayor, tiende a empujar el diafragma. Ello comprime los pulmones y no permite que se expandan de todo, puedes tratar aliviar los síntomas del modo siguiente:

  • Sentarte recta.
  • Dormir con el cuerpo ligeramente levantado.
  • Evitar fatigarte con exceso.

Hace más de un año que no voy al ginecólogo, ¿está mal?

Todas las mujeres deben someterse a una revisión ginecológica periódica como mínimo una vez al año, independientemente de si están tratando de quedarse embarazadas o no. Pero dicha visita resuelta especialmente aconsejable cuando se decide dejar los métodos anticonceptivos e intentar tener un hijo.

La semana pasada me tomé un par de aspirinas, ¿puede afectar a mi bebé?

Tal y como indican los prospectos de casi todos los fármacos, durante el embarazo hay que tener mucho cuidado con la ingestión indiscriminada de medicamentos, ya que estos llegan al feto a través de la placenta que por regla general los absorbe muy rápidamente. Ello no quiere decir, no obstante, que debamos olvidarnos por completo de todos ellos. Lo que sí debemos hacer es consultar antes con el médico.

¿Debo tomar un suplemento vitamínico?

Por lo general una persona sana puede obtener todos los nutrientes y vitaminas que requiere consumiendo los alimentos correctos. Sin embargo es muy complicado que una embarazada siga exactamente una dieta ideal durante los nueve meses. Por lo cual los suplementos vitamínicos permiten garantizar una mejor salud tanto para tu pequeño como para ti.

Estoy subiendo de peso demasiado rápido, ¿corro algún riesgo?

Sí, subir demasiado de peso puede hacerte propensa a la hipertensión y esto a su vez podría provocar preeclampsia. Además, existen mayores probabilidades de desarrollar diabetes gestacional. También es más fácil que te aparezcan venas varicosas y presentes dolor en espalda y piernas. En cuanto a tu bebé, si nace con un peso mayor al esperado podría haber complicaciones durante el parto.

Ultimamente me cuesta trabajo dormir cómodamente, ¿cuál es la mejor postura para hacerlo?

Lo más aconsejable tanto para ti como para tu bebé es que te acuestes de lado, de preferencia hacia la izquierda, con una pierna cruzada sobre la otra y con una almohada entre las rodillas. Así no sólo estarás cómoda, además la sangre circulará mejor y los nutrientes fluirán libremente hacia la placenta. Esta postura también favorece la función renal y disminuye la hinchazón en las piernas.

Me acaban de hacer un ultrasonido y me preocupó ver que el ritmo cardiaco de mi bebé era muy rápido.

No te preocupes, es normal que el pequeño corazón de tu bebé lata rápidamente ya que el ritmo cardíaco de un feto es de entre 120 y 160 pulsaciones por minuto. De hecho, cuando nazca continuará así durante algún tiempo y poco a poco irá disminuyendo: los recién nacidos tienen un ritmo cardíaco de 100 a 150 latidos por minuto, entre los 3 y los 6 meses es de 90 a 120 latidos por minuto, hasta el primer año es de 80 a 120 latidos por minuto y desde entonces y hasta los 10 años será de 70 a 120 latidos por minuto. Es a partir de los 10 años cuando se estabiliza entre 60 y 100 latidos por minuto.

Últimamente se me hinchan muchos los tobillos, ¿qué me está pasando?

Debido al aumento de líquidos corporales, algo normal y necesario durante el embarazo, tus tobillos han comenzado a hincharse. La mayoría de las mujeres sufren esta hinchazón en algún momento de su embarazo, generalmente durante los últimos meses. Si otras partes de tu cuerpo también presentan hinchazón, como manos, cara y piernas, debes ir con tu ginecólogo a que te revise. Pero si sólo se presenta en los tobillos esto es completamente normal y no debes preocuparte.

Me preocupa que tengo demasiado sueño

No tienes de qué preocuparte, ya que la fatiga es uno de los síntomas más comunes del embarazo y ésta se traduce en ganas de dormir y descansar. Simplemente escucha a tu cuerpo y si te pide tomar una siesta hazlo. Recuerda que tu organismo está trabajando intensamente al fabricar la placenta y al adaptarse a las nuevas exigencias físicas del embarazo.

¿Qué es esa línea que me está saliendo en la panza?

Se trata de la llamada línea alba. Es una línea que recorre el abdomen desde la parte superior del pubis hasta el pecho, es invisible durante la mayor parte de la vida pero durante el embarazo suele oscurecerse y hacerse más pronunciada. En ese momento deja de llamarse línea alba y se le nombra línea negra. No te preocupes, desaparecerá tras el parto.

Acabo de enterarme que estoy embarazada y quisiera saber de qué depende el sexo del bebé.

En el material genético de hombres y mujeres existen dos cromosomas especiales: XX para el sexo femenino y XY para el masculino. En condiciones normales, los óvulos de toda mujer siempre tienen el cromosoma X, mientras que los espermatozoides pueden tener X o Y. Por lo tanto, al unirse estos cromosomas darán la combinación XX para que nazca una mujer o XY para que sea hombre, dependiendo del espermatozoide que logre fecundar al óvulo. Así, el sexo del bebé está determinado por el padre, ya que depende de sus espermatozoides si será niño o niña el bebé que esperas.

Quisiera saber qué puedo hacer para evitar las infecciones urinarias.

Antes que nada debes comenzar a tomar una adecuada cantidad de agua al día para que así orines varias veces y puedas evitar que las bacterias se instalen y te infecten. Y cada vez que sientas ganas de orinar acude de inmediato al baño, ya que esto evita que la orina se caliente y las bacterias crezcan en un medio más propicio. También es recomendable orinar antes y después de tener relaciones íntimas para no inflamar la vejiga y así evitar el crecimiento bacteriano. Además de agua, bebe diariamente jugos de naranja, toronja o arándano, ya que ayudan a hacer más ácida la orina y esto evita el crecimiento de bacterias. Recuerda que en el embarazo es común tener infecciones de vías urinarias asintomáticas, es decir, sin que te sientas mal, por ello deberás realizarte estudios de orina de forma regular durante este periodo.

Deseo embarazarme pero tengo implantes mamarios, ¿aún puedo amamantar a un bebé?

Sí, no te preocupes, los implantes mamarios se encuentran por detrás de la glándula mamaria y si la cantidad de esta glándula es suficiente y efectiva para producir leche no tendrás ningún problema para amamantar. Sin embargo, debes saber que el éxito de la lactancia materna depende de varios factores: la capacidad de cada mujer para producir leche materna, el estado de salud en el momento del parto y la adecuada nutrición e hidratación de la madre. También es muy importante hidratar diariamente la piel de las mamás y el pezón para evitar estrías por la sobredistención de la piel que ha sufrido anteriormente por la colocación de los implantes.

¿Me puede explicar qué significa tener la placenta baja?

Quiere decir que la ubicación de la placenta dentro del útero se encuentra más cerca del orificio de salida de lo que debería estar. Por ultrasonido se diagnóstica Placenta de Inserción Baja cuando está a 5 centímetros o menos de distancia del Orificio Cervical Interno. Y de ahí puede estar Marginal, Oclusiva o Parcial y Total (tapando por completo el orificio de salida). Esta condición placentaria aumenta el riesgo de sangrado, nacimiento prematuro y desprendimiento de la placenta. También contraindica un parto normal o vaginal, ya que con las contracciones del trabajo de parto podría empezar a sangrar y desprenderse antes de tiempo y con ello poner en riesgo la vida del bebé y la madre. Es importante resaltar que la placenta termina de definir el lugar de su inserción hasta la semana 28 de gestación, por lo que el diagnóstico definitivo de placenta de inserción baja o placenta previa se debe dar hasta ese momento.

¿Qué son los fibromas o miomas uterinos?

Los miomas o leiomiomas son tumores que se originan en la capa muscular del útero o matriz. Generalmente son benignos, es decir no cancerosos. Dependiendo de su ubicación y tamaño pueden ocasionar síntomas como periodos menstruales irregulares, generalmente con sangrados abundantes y de larga duración; dolor o pesantez del bajo vientre; infertilidad o esterilidad, entre otras más. Se diagnostican fácilmente con una ecografía o ultrasonido del útero y su tratamiento variará de la ubicación, sintomatología y tamaño, siendo posible sólo vigilarlos periódicamente, disminuirlos con medicamentos, extirparlos quirúrgicamente o quitar el útero completo.

Tengo muchos dolores durante mi periodo, ¿qué puedo hacer?

Acudir a tu ginecólogo para asegurarte que tu útero y ovarios están sanos. Si el médico descarta problemas como tumores o quistes es recomendable que te recomiende analgésicos antiinflamatorios para usarlos desde antes que comience el dolor. Esta medida ayudará a que el dolor no logre instalarse con la misma intensidad. También es bueno mantener el vientre caliente con alguna bolsa térmica o botella de agua caliente y evitar destaparse mucho. Tomar té de orégano caliente desde el inicio del dolor también puede ayudar. Realizar ejercicio de forma regular, al menos 3 veces por semana, te ayudará a tener menos dolor.

¿Cómo puedo calcular mis días fértiles?

Sólo se pueden calcular si eres completamente regular, es decir, si por lo menos 8 de cada 10 ciclos siempre te baja los mismos días. Esto significa que tu regla se presenta ya sea cada 28, cada 30 o cada 35 días. Así que no importa cada cuánto te baje, sino tus ciclos siempre lleguen en la misma fecha. Si es así, para calcular tus días fértiles debes calcular la próxima fecha de sangrado, y a esa fecha restarle 14 días, ese será, en teoría, el día más fértil. Sin embargo, se calcula que del día 12 al 16 existe mayor posibilidad de embarazo. Fíjate en este ejemplo: si calculas que tu próximo sangrado iniciará el 18 de agosto, le restamos 14 días y nos da el 4 de agosto, lo que significa que del 2 al 6 de agosto será tu semana de fertilidad.