¿Por qué debes dejar pasar unos días antes de visitar a un recién nacido?

El nacimiento de un bebé siempre es un gran acontecimiento, nadie quiere perderse de los primeros momentos de una personita tan esperada y todo estaría bien, si no fuera porque, tanto para la madre como para el recién nacido, no es lo más aconsejable recibir visitas.

Mamá y bebé están exhaustos

Se encuentran experimentando una infinidad de cambios. La mamá está agotada, no sólo por el parto, si no por las desveladas previas al nacimiento, eso sin contar que necesitan intimidad postparto, ya hablemos de parto natural o de cesárea, ambos son procesos complicados, dolorosos y exhaustivos. El bebé se encuentra en una transición ya que ha dejado la tranquilidad del interior del vientre por el ruidoso y ajetreado exterior. Lo único que ambos necesitan es sentir el calor del contacto piel con piel, conocerse y comenzar a crear una conexión fuera del vientre, sin interrupciones y en un espacio íntimo.

Alimentar a tu bebé por primera vez

Alimentar a tu bebé por primera vez es uno de los momentos más especiales como mamás, aunque es toda una travesía, sobre todo si es la primera vez que amamantarán. Es importante darles espacio ya que la mamá tiene que estar tranquila y tener espectadores observando cada momento, solo hace que los nervios incrementen y a su vez, compliquen tan hermoso proceso.

Las primeras 12 horas: el momento más sensible para el bebé

En este lapso de tiempo, el recién nacido va familiarizándose con el olfato y el oído; este último es el que puede causar más molestias, los ruidos pueden irritar al bebé y afectar la calidad de sueño.

Puedes transmitirle enfermedades al bebé

El sistema inmune del bebé aún es muy débil, por lo mismo, la transmisión de gérmenes está a flor de piel. El cubrebocas es sólo una medida de prevención, no exenta el contagio, mucho menos si tocan constantemente al bebé, lo besan o incluso lo cargan.

¿Cuándo es recomendable hacer la primera visita?

Algunos especialistas empiezan a hacer lo posible por concientizar a los padres y sus familiares, de que lo ideal sería dejar pasar 15 días antes de acudir a conocer al bebé, ya que en este lapso de tiempo, el bebé estará más acoplado a la realidad y mamá estará recuperada, pero sobre todo, adaptada a su nuevo estilo de vida.

Aunque todavía queda mucho camino por recorrer, en los últimos años se han ido instalando con fuerza conceptos que tienen que ver con el respeto a los tiempos del proceso de parto y a los deseos de la madre, claro que se trata de una sugerencia y no de una imposición, pues son los padres los que tienen la última palabra. Cada familia decide el tiempo en el que compartirá con sus allegados, la dicha de ser padres.

¡Compártenos tu experiencia!

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario