¡Piel bella y sana!

Los 10 mandamientos.

  1. Te cuidarás del sol. Sin importar tu edad o si el día está nublado, siempre debes usar un buen protector solar. Lo mejor es uno que tenga un factor de protección solar (FPS) alto y que contenga emolientes, humectantes, antioxidantes y reguladores del pH. Si estás de vacaciones busca uno que sea resistente al agua.
  2. Beberás mucha agua. Una buena hidratación de la piel comienza desde adentro. Así que si bebes poca agua podrías notar deshidratación en tu piel y eso hace que luzca envejecida.
  3. Encontrarás un buen humectante. Escoge uno que te brinde hidratación intensiva de larga duración. Los que contienen manteca de Karité además ayudan a restaurar el balance natural de la piel y mantienen su función como barrera protectora.
  4. Mantendrás limpia tu piel. Para el cuerpo, busca un dermolimpiador suave pero que limpie a profundidad sin resecarla, lo ideal es que tenga un pH de 6.2. Para el rostro además debes añadir a tu rutina diaria una loción limpiadora.
  5. Cuidarás tu dieta. Consumir frutas y verduras diariamente te aporta vitaminas y minerales que ayudan a conservar la elasticidad y vitalidad de la piel.
  6. No te estresarás. O al menos intentarás hacerlo lo menos posible, porque el estrés se nota rápidamente en la piel.
  7. Dejarás de fumar. El cigarro causa efectos negativos en la piel, ya que hace que los vasos sanguíneos se estrechen y esto a su vez provoca que la piel envejezca prematuramente. Al dejar de fumar mejora el flujo de sangre y la piel regresa a su estado natural.
  8. Dormirás al menos 8 horas diariamente. Tú ya sabes lo que te pasa cuando te desvelas: tienes ojeras, tu piel se ve cansada y sin vida. Así que imagina si esto se repite con frecuencia.
  9. Cuidarás la salud de tu piel. Cada año pide a tu dermatólogo que revise tus lunares de cuerpo y rostro, también debes consultarlo si observas algún cambio en la piel.
  10. Conocerás tu tipo de piel. Identifica qué tipo de piel tienes y que cuidados necesita, de esa manera podrás adquirir los productos adecuados para ella y esto te beneficiará el resto de tu vida.

Tipos de piel:

La piel de cada mujer es única, por ello debes estar informada del tipo que tienes y de sus características y cuidados especiales.

Piel normal

Características: presenta poros poco visibles y se observa poca grasa en su superficie.

Cuidados: una loción limpiadora libre de detergentes es ideal para iniciar la rutina diaria por las mañanas, después tonifica con una loción hidratante y aplica una crema hidratante con protector solar. En la noche debes limpiar, tonificar e hidratar.

Piel grasa

Características: muestra un aspecto brillante, los poros se ven abiertos y obstruidos por la grasa.

Cuidados: comienza usando una barra antibacterial con efecto antiséptico, después una loción astringente y termina con una crema hidratante de textura fluida y que te ayude a matizar los brillos, lo ideal es que contenga protector solar. Por la noche repite la operación: lava, tonifica e hidrata.

Piel seca

Características: se percibe descamación, tiene un tono opaco y falto de humedad.

Cuidados: lo esencial es mantenerla bien hidratada, para ello límpiala con una crema creada para este fin, tonifícala con una loción hidratante y termina con una loción ultra humectante de rápida absorción y que ofrezca hidratación prolongada.
En la noche, además de lavar, tonificar e hidratar, aplica una crema especial para el contorno de ojos, pues esa área tiende a deshidratarse más.

Piel mixta

Características: es el tipo de piel más común, se reconoce porque la zona T (frente, nariz y mentón) presenta brillo por ser una zona grasa, mientras que en las partes laterales del rostro (mejillas) la piel se ve normal o incluso seca.

Cuidados: hay que combinar los productos, limpiar con gel o leche de limpieza todo el rostro, aplicar loción astringente sólo en la zona T e hidratar las mejillas con una buena crema hidratante. Por la noche, limpiar, tonificar y aplicar una crema nutritiva.

Piel sensible

Características: fácilmente presenta irritaciones o alergias. La piel se siente tirante si no se usan productos específicos.

Cuidados: se recomiendan productos dermatológicos, hipoalergénicos, libres de colorantes, conservadores y perfumes, que no sean comedogénicos (que no obstruyan los poros) para realizar la rutina diaria de cuidado de la piel: limpiar, tonificar e hidratar.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario