¿Pie equinovaro?

¿Qué es?

El pie equinovaro o pie zambo es una malformación congénita en la que el pie se presenta en punta y con la planta hacia adentro.
Se presenta en aproximadamente 1 de cada mil niños y el 50% es bilateral (en ambos pies) y la frecuencia es prácticamente el doble en niños que en niñas.
¿Por qué se presenta?
Los tendones de la cara posterior e interna de la pierna son más densos, con más células y menos tejidos normales por lo que se puede provocar un crecimiento anormal de los mismos y provocar una deformidad progresiva en el feto a lo largo del embarazo.
Esta malformación se produce durante los primeros meses de gestación por lo que es posible visualizarlo a través de una ecografía de un feto de 20 semanas por lo que se puede diagnosticar antes del nacimiento.
Tratamiento.
Tratar el pie equinovaro durante los primeros días de vida es lo más recomendable y se hace a través de yesos correctivos ya que cuando el niño es pequeño sus huesos tienen la capacidad de corregirse.
Los yesos se cambian aproximadamente cada semana y entre 3 y 5 cambios de yeso se puede conseguir una corrección completa excepto la posición en puntillas, para lo que se debe realizar una pequeña cirugía que consta de alargamiento percutáneo del tendón de Aquiles; posteriormente se coloca un último yeso en la máxima postura de corrección y se deja alrededor de tres semanas.
Esta deformidad tiene tendencia a reproducirse por lo que después de la cirugía y el uso del yeso se coloca un aparato que mantiene los pies de forma correcta que se lleva por cuatro meses durante las 24 horas del día y después solo para dormir hasta los 4 años de edad.
Los resultados obtenidos al final del tratamiento generalmente son buenos y el niño puede realizar todo tipo de actividades físicas sin cojera ni discapacidad. Sólo en algunos casos pueden existir un primer dedo más pequeño o una pierna algo más corta, en general sin repercusión funcional.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario