Permisos por paternidad

Hombres involucrados en la crianza temprana de los hijos.

La paternidad implica una gran inversión de tiempo y compromiso que beneficia al menor.
Muchas notas de prensa se han escrito respecto a los permisos por paternidad planteados en la Reforma Laboral. Sin duda, es una noble intención cuyo objetivo sería trascender el papel, crear una cultura orientada al involucramiento de hombres en la crianza temprana de los hijos, papel que hasta hoy, ha estado consignado sólo a la mujer.

La escasa participación del hombre respecto al cuidado de los hijos, es una realidad histórica que debe cambiarse: “el papá necesita saber lo importante que es para la mamá y para el bebé su presencia y su interés en el ejercicio de la paternidad”, comenta la Psicóloga Aleida Guajardo, presidenta del Centro Integral Padres-Bebés (CIPABE) A.C.

Crear una cultura acompañada de una política pública al respecto, ayudaría a los padres a entender el ¿para qué? de esos permisos, más allá de la igualar las condiciones laborales entre hombres y mujeres. “El papel del padre es importantísimo desde el primer día -comenta la doctora Guajardo-, es un vínculo que fortalece y ayuda al desarrollo óptimo del bebé desde la gestación”.

En un estudio realizado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social sobre la vida familiar y laboral, se observa que la mamá funge como la persona encargada de las labores del hogar y del cuidado de los hijos en un 39.48%, en cambio el papá, sólo participa en un 3.7%, el resto se reparte entre la escuela u otros familiares. Para la experta en Educación Perinatal, Gabriela Oria, los beneficios que puede generar la Reforma laboral en este rubro podrán verse con el tiempo, cuando los varones, y la sociedad en general, entendamos el propósito de estas licencias laborales y, “para poder hacerlo, se tendrían primero que explicar en dónde radican sus fortalezas; por ejemplo, se ha demostrado que la presencia del padre en el niño es de vital importancia para su desarrollo mental y emocional, debido a que la identidad masculina se configura a través de relación con otros hombres, específicamente con el padre y la constante interacción dentro de esta relación”.

La paternidad implica una gran inversión de tiempo y de compromiso por parte del hombre. No existe un manual que le indique cómo hacerle frente, “no hay reglas establecidas, cada papá va construyendo la relación con su hijo de la manera que entiende, dándose la libertad y el espacio para ensayar distintas maneras de estar con el hijo, tratando de encontrar siempre, la mejor manera de construir y de ejercer su paternidad”, puntualiza la especialista.

Erika Ortiz
eortiz 1tad.net
Cel. 04455 5437 5258/oficina: 55892100

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario