Papá moderno

El involucramiento del papá en el cuidado cotidiano de sus hijos.

A diferencia de la paternidad, es común hablar de la maternidad como tema central dentro de una sociedad, ya que es la mujer la que, gracias a las características de su función reproductiva, tiene un vínculo físico indudable con su hijo.

A lo largo de la historia, se le ha atribuído el cuidado de los hijos a la mujer; su principal labor e inversión de tiempo era cuidar y hacerse cargo de sus hijos. En épocas pasadas las mujeres destinaban todo su tiempo al desarrollo de actividades domésticas. Paralelamente, los hombres salían a trabajar y su función era brindar recursos para el hogar. En general, los roles estaban establecidos de esa manera en, prácticamente, todas las sociedades.

No obstante, a lo largo de los años, las sociedades han ido sufriendo cambios significativos, provocados por diversos factores. Uno de esos cambios está ligado al  concepto tradicional de familia que corresponde a los roles anteriormente señalados versus el contexto actual donde cada vez es más frecuente ver diferentes tipos de familias: monoparentales, familias reconstruidas, etc.

Además de lo anteriormente señalado, existe un factor clave que ha provocado modificaciones en los roles tradicionales de crianza: la situación económica.

Debido a las diversas crisis económicas tanto globales como nacionales, se ha presentado un fenómeno que ha hecho que veamos cada vez más, a mujeres  en el mundo laboral para cubrir las necesidades económicas de su familia, por lo que, al salir la mujer a trabajar fuera de casa, el rol del hombre dentro del cuidado de los hijos ha sido más demandado y ha tenido una expansión dentro del ámbito familiar.

Hoy en día, ambos miembros de la pareja necesitan trabajar para poder contribuir a las exigencias de la vida diaria. Este fenómeno ha logrado un mayor involucramiento del papá en el cuidado cotidiano de sus hijos. Si bien esto no es una regla, es evidente el incremento de este cambio en el rol paterno dentro de los hogares actualmente.  Se trata de un cambio social muy importante, pues favorece al desarrollo de sus hijos. La figura paterna es indispensable para el autoestima y seguridad de los niños, ayuda a establecer identificaciones y consolidar su personalidad. No basta con que el papá sea el proveedor y figura de autoridad en casa; su presencia afectiva es indispensable y necesaria para sus hijos.

En nuestra sociedad hay todo tipo de padres pero, sin duda, hoy en día, se ve con mayor frecuencia  hombres que están más involucrados no sólo en la educación de sus hijos, sino también en aspectos cotidianos como la higiene, la alimentación, momentos de ocio, etc. con una actitud de mayor afectividad y ternura hacia sus hijos.

Sin embargo, esta situación dependerá, en gran medida, de la personalidad del hombre y de su propia percepción de crianza, así como de los acuerdos que tengan como pareja y de que la mujer tenga la capacidad de permitirle a su pareja desenvolverse en ese rol.

Actualmente, existe mucha información al alcance de las personas acerca de la crianza y educación de los hijos, impulsando la participación de ambos. Esto, sin duda, ayudará a fomentar una mejor relación y convivencia con los hijos.

 Psic. Eugenia Narro  Álvarez
Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM). www.spm.org.mx

Atención Previa Cita:
México D.F.

Teléfonos:   5553 3599,  5286 6550 y 5286 0329. Email: spp@spm.org.mx

Satélite.
Teléfono: 5393 0007. Twitter: @spm_satelite. Email: spmsatelite@gmail.com

Metepec; Edo. México.
Teléfono: 2153024. Email: spmtoluca@gmail.com

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario