Papá a distancia

No es necesario tener que vivir en matrimonio y juntos para poder desarrollar la función del papá.

Actualmente, dentro de la sociedad existen diferentes estructuras y dinámicas familiares. Hoy en día podemos hablar de una amplia variedad de opciones para formar una familia y/o  tener hijos.  Por una parte, este nuevo panorama permite a un mayor número de personas lograr sus metas familiares y profesionales, entre otras. Con este cambio en la dinámica familiar, entendemos que ahora ya no es necesario tener que vivir como tradicionalmente lo hacían las familias, en matrimonio y juntos, para poder desarrollar la función de padres.

La distancia, tanto afectiva como física, en estas nuevas estructuras juega un papel importante, ya que influirá de manera determinante en el desarrollo y la forma de relacionarse de los hijos con el exterior.

Existen diferentes motivos por los que un padre se relacionaría con sus hijos a distancia, ya sea por cuestiones laborales, económicas, por separación de la pareja o, simplemente, porque en la dinámica familiar los padres decidieron distanciarse. En este sentido, se espera que en la mayoría de los casos, los padres tengan claro cuáles son los distintos motivos que han provocado esta distancia que existe con sus hijos y  compartirlo con ellos.

Este punto es relevante, ya que los niños al no tener clara la razón por la cual su padre se encuentra lejos, suelen imaginarse distintas historias, mismas que  acomodan de acuerdo a su entendimiento y percepción, sin que sea necesariamente el contexto real. Un ejemplo muy claro es la sensación de abandono o culpa que se puede generar en los hijos que tienen padres a distancia; ellos pueden tener la idea de que este alejamiento físico se debe a alguna conducta o característica de ellos, la cual generó que el padre se alejará. Posiblemente los hijos, debido a su corta edad, no logran distinguir todos los elementos que participan en estas decisiones.

El padre se encuentra frente un gran reto al tener que desarrollar su función paterna a pesar de no tener a sus hijos cerca. Los hijos dentro de su formación buscan parecerse a sus padres, identificarse con ellos para conformar su identidad como adultos y esta imagen paterna debe de estar a su alcance de manera que ellos la entiendan y la incorporen.

El hecho de ser un padre a distancia da una protección y cuidado a sus hijos con las cuales refuerza el vínculo padre – hijo y asegura la permanencia de éste.  Hace comprender a sus hijos que aunque no los vea todos los días, está al pendiente de ellos, de sus necesidades, de sus problemas, de sus logros, planes y de su vida cotidiana.

Se debe crear una imagen paterna nítida y constante, que apoye a sus hijos en cuestiones como la formación de la confianza. Será esta imagen y enseñanzas las que  preparen  a los hijos a enfrentar los retos que se presentan en cada etapa de la vida, hasta llegar ellos mismos a ser capaces de consolidarse como papás.

Los papás a distancia pueden aportar en sus hijos, valores como el ser independiente, la constancia y el entendimiento, entre otros.  Los ayudan a soportar la frustración y a entender que en de la vida existen distintas opciones para lograr sus objetivos, sin ser el camino más concurrido la única vía.

Distancia se podría describir como el espacio que separa dos seres o dos lugares y debemos recordar que la cercanía afectiva con los hijos, disminuye las distancias físicas que, en ocasiones, no podemos controlar.

 

Psic. Xochitl González Hidalgo
Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM).
www.spm.org.mx

Atención Previa Cita:
México D.F.
Teléfonos:   5553 3599,  5286 6550 y 5286 0329. Email: spp@spm.org.mx

Satélite.
Teléfono: 5393 0007.  Twitter: @spm_satelite. Email: spmsatelite@gmail.com

Metepec; Edo. México.
Teléfono: 2153024. Email: spmtoluca@gmail.com

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario