Obesidad infantil

La obesidad infantil es realmente alarmante.

Es posible que años cargando las culpas en los que comen hayan desviado la atención de la auténtica causa: la falta de ejercicio.

Al menos, esa es la conclusión de varios grupos de expertos.

Para distinguir entre uno de los dos posibles factores (comer mucho y mal o moverse poco), los investigadores se han fijado en un elemento analítico clave: aunque los niños engordan, no aumenta su colesterol malo.

“En una sociedad donde no empeoran los niveles de colesterol en sangre, pero está aumentando el sobrepeso, parece que cualquier tipo de intervención contra la obesidad infantil debe centrarse en la actividad física”, actualmente son muy pocos los niños que hacen ejercicio.

La experta también señala que hay que, para evitar que los niños se conviertan en obesos, hay que empezar la prevención lo antes posible, “probablemente entre los 2 y 5 años”.

Porque la experiencia muestra que a partir de los 10 u 11 años, es muy difícil que el chico adelgace y vuelva a tener un aspecto saludable, y eso es “muy frustrante”.

No se trata solo de verse bien, es sentirse bien, que el chico o chica pueda participar y relacionarse saludablemente con sus compañeros, lo cual segun comentan los expertos, mejora la autoestima y los prepara para ser adultos que pueden relacionarse facilmente, con mejores oportunidades laborales inclusive.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario