Niños exitosos

El éxito determinado por una sociedad materialista.

Los padres de familia siempre quieren lo mejor para sus hijos y, por tanto, quieren que sean “exitosos” desde niños, para ello, lo primero que deben reflexionar y definir es: ¿Qué es lo mejor para nuestros hijos? ¿Qué es el “éxito”?

En la actualidad, el punto de partida para definir lo mejor para los pequeños y el éxito, desafortunadamente, está determinado por una sociedad materialista, consumista, donde el “tener” está por encima del “ser”.

Un ejemplo muy claro; cuando los padres expresan: “Hijo, quiero que seas alguien en la vida”, se refieren a “tener” una profesión, un buen ingreso, una buena casa, prestigio social, etc. Y “tener” es legítimo, pero no lo podemos convertir en una meta de vida, más bien es una consecuencia automática al lograr lo “mejor”, a través de la realización del “ser”.

A finales del siglo XX, la UNESCO pidió a un grupo de especialistas que definieran qué era lo más importante para la educación del siglo XXI, estos señalaron 4 pilares fundamentales en los cuales se debe basar la educación de las nuevas generaciones:

  • Aprender a conocer.
  • Aprender a hacer.
  • Aprender a convivir juntos.
  • Aprender a SER.

Siguiendo estos pilares, se puede afirmar que el éxito lo vivirán nuestros hijos cuando aprendan a SER personas y se realicen como tales. Para ello, se debe partir de las dimensiones del ser humano y, al reconocerlas y comprenderlas, las podremos alimentar, y sólo entonces se logrará la realización y el éxito. En este sentido, las dimensiones que los papás deben cultivar en sus hijos, mediante la realización de diversas tareas, con el fin de que se realicen y, en consecuencia, sean exitosos, son las siguientes:

El cuerpo.

Es lo básico para la vida; así que hay que alimentarlos, cuidar que descansen, que hagan deporte, que tengan buenos hábitos de higiene, cuidarlos cuando se enferman.

Las emociones.

Es estimular su inteligencia emocional. Implica ayudar a los niños a que se conozcan a sí mismos, se autorregulen siendo proactivos y no reactivos, y se puedan motivar a sí mismos.

El intelecto.

Pensar es una habilidad. Deben estimularse las habilidades del pensamiento. El pensamiento crítico y el análisis se deben de fomentar desde pequeños.

Lo espiritual.

Nada tiene que ver con creencias o prácticas religiosas, ya que cada familia lo asume como valor privado. Lo espiritual significa vivir valores trascendentes, conceptos como el amor, la compasión, el servicio, el sentido de la vida y de la muerte. Los niños tienen alma y debemos cuidarla.

Lo social.

Convivir con los demás es algo que se aprende. La empatía y la habilidades sociales son fundamentales para el éxito en la vida, ya que solos no podemos lograr nada. Vivir en familia, trabajar en equipo y ser ciudadanos responsables implica salir de uno mismo y, con esto, pensar y entender a los demás.

Lo ecológico.

Vivir exitosamente implica también respetar y cuidar el medio ambiente que nos rodea. Una vida sana y segura implica saberse parte de la naturaleza. Desde pequeños una vida exitosa significa cuidar el agua, la energía, no contaminar, reciclar, etc.

Lo práctico.

Cuerpo, emociones, intelecto, las habilidades sociales, el cuidado ecológico y lo espiritual deben reflejarse en la capacidad para resolver problemas o los retos que la vida presenta. El éxito escolar, el logro profesional, el desarrollar competencias para la vida, el aprendizaje permanente y el manejo del dinero, son situaciones cotidianas a las que se enfrentarán nuestros hijos y deben estar listos para dar respuesta.

Si realmente deseas que tus hijos sean exitosos, ayúdalos a crecer de manera integral; respeta sus aptitudes y apoya sus intereses personales, confía en que tienen el talento necesario para brillar en la vida. Recuerda que hay proyectos educativos que fomentan el descubrimiento del talento de cada niño a través del desarrollo de las inteligencias múltiples, la escuela es un gran complemento de la educación que se la a los niños en casa, es fundamental que los pequeños se formen en una institución que los oriente a alcanzar el éxito.

Carlos Armando Ávila Cota
Consultor Educativo de Amco
www.amco.me

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario