¿Navidad, amor y paz ó estrés y consumismo?

Diciembre: Las calles comienzan a vestirse de luces, árboles, esferas, regalos … pavo, bacalao,castañas, uvas, romeritos, adornos navideños … Santa Claus y los Reyes… gastos, gastos y más gastos; las tiendas llenan sus aparadores, el tráfico aumenta, sólo porque la gente se arremolina en los centros comerciales, tiendas, jugueterías, supermercados, para comprar y comprar, preparar las cenas, posadas, reuniones, intercambios de regalos y más regalos.

Tomando en cuenta que en diciembre se gasta mucho, la mayoría de las personas reciben un dinerito extra; sin embargo, algunas carteras recién llenadas con el aguinaldo se vacían en segundos y algunas tarjetas de crédito se llenan de deudas, y mientras el dinero disminuye y el estrés aumenta.

Aunado al estrés relacionado con los gastos mucha gente en la Navidad, a pesar de que se reúne con sus familiares, se siente deprimida, ¿ será que al reencontrarnos con los seres queridos nos acordamos de aquellos que ya no están? Puede ser… Sin embargo, pese a que las carteras están vacías y en números rojos, recordando a aquellos con los que antes pasaban las fiestas decembrinas, los anuncios en el radio y la televisión y los espectaculares invitan a sentirse en estas fechas más unidos que nunca, más contentos que nunca… y eso es algo que, definitivamente, estresa.

La navidad es una oportunidad de demostrarse cariño; se procura reunirse con los seres queridos para compartir y festejar, no hay necesidad de vivir al límite, de quedarse en banca rota, ni mucho menos dejar de disfrutar, debido a la preocupación y tensión que provoca el “quedar bien con los seres queridos”.

Para demostrar cariño no es necesario consumir y gastar desenfrenadamente. Generalmente, el comprar produce una sensación agradable, estrenar y recibir o dar regalos es algo lindo; sin embargo, el comprar se puede convertir en algo patológico cuando se hace de manera compulsiva
y cuando, básicamente, esta actividad es la única que produce placer, disminuyendo la tensión y calmando la angustia.

La gente compra en navidad; es una tradición recibir regalos de Santa Claus o de los Reyes (o por qué no, de ambos), hay intercambios en la oficina, con los amigos y con familiares. Es cuando se recibe el aguinaldo y con éste la libertad de darse algunos gustos e, incluso, lujos por los que se espera todo el año.

Pero ¿Cómo saber si esto de gastar y comprar no se ha convertido en un problema que, más que hacernos sentir bien, nos estresa? Hay que saber que en el regalo lo importante es lo que representa, no lo que cuesta; el regalar es una manera de demostrar que la otra persona es apreciada por nosotros, pero eso no depende del costo, depende, más bien, de la intención y lo importante en sí no es el regalo si no lo que éste simboliza. !

Para todos aquellos que presentan esta euforia por comprar en diciembre se sugiere lo siguiente:

  • Antes de salir de compras haz un presupuesto con el aguinaldo cubriendo con él las necesidades básicas y priorizando en gastos, evaluando si se puede ahorrar algo, y, finalmente, destinar una pequeña parte
    para los regalos.
  • Una manera de bajar los gastos y darse el gusto de dar y recibir es hacer intercambio de regalos;
    se puede realizar una rifa en donde le toque a cada quien dar un regalo, así como recibir uno
  • Llevar el dinero destinado a gastar en regalos de navidad en efectivo (bien guardado y no todo
    junto) y no llevar tarjetas de crédito para no excederse en los gastos.

Recuerda que lo que realmente importa es la intención y no el costo de lo material.

Finalmente, hay que tener claros los valores personales, dando mayor importancia al ser como persona que al tener. Se pueden buscar formas creativas de expresar afecto, en lugar de comprar regalos como, por ejemplo, dar tarjetas, regalar poemas, momentos de compartir en familia y con los amigos restando importancia al consumismo y lo material, recobrando así el escenario de amor y de paz que es lo que realmente representa la Navidad. !!

Psic. Paola Hamui
Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM). www.spm.org.mx

Atención Previa Cita:
México D.F. Teléfonos: 5553 3599, 5286 6550 y 5286 0329. Email: spp@spm.org.mx Satélite. Teléfono: 5393 0007. Twitter: @spm_satelite. Email: spmsatelite@gmail.com
Metepec; Edo. México. Teléfono: 2153024. Email: spmtoluca@gmail.com

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario