Mindful eating: El método de alimentación que educa a nuestro hijo

Cuando nuestros hijos son pequeñitos saben perfectamente identificar cuándo tienen hambre y cuando se sienten satisfechos ya que  desde que nacen están muy conectados a sus necesidades y sensaciones internas. Sin embargo a medida que crecen, se van olvidando de ese radar interior gracias a las distracciones a las que están expuestos.

El mindful eating es una propuesta que ayuda a nuestros pequeños a recuperar la capacidad de escucharse y alimentarse de manera consciente ¿Habías escuchado hablar de éste método de alimentación? Aquí te compartimos todo lo que debes saber.

¿Qué es el Mindful eating?

Es un método que nos permite alimentar a nuestros hijos haciendo uso de sus cinco sentidos sin distracciones, mejorando su concentración sin la participación de juguetes, Celulares o tablets que roban su atención y a la larga van afectando la capacidad de alimentación de nuestros hijos.

Sabemos que como papás hemos recurrido a juegos, bailes o pantallas a la hora de comer de nuestros bebés, sin embargo, estas actividades hacen que nuestros hijos vean la alimentación como un hábito automático, que por ende, los distrae y no cumplen ni con las cantidades de nutrimentos, ni con la saciedad que requieren al tener una urgencia por dejar de lado la comida para continuar con la actividad que están haciendo al mismo tiempo. Los beneficios que nos ofrece el Mindful eating son múltiples, por ello es importante que los niños lo pongan en práctica desde sus primeros años.

¿Por qué es bueno implementar el mindful eating en mi bebé?

La razón más importante es que el mindful eating ayuda a los niños a familiarizarse con sus sensaciones internas. Reconocer cuándo tienen hambre y cuando no, así como decidir cuándo parar porque están satisfechos, no es tan sencillo como parece, incluso nosotros como adultos llegamos a tener dificultades con ello. Con éste método tus hijos comenzarán a saber cuándo y cuánto comer, haciendo caso a las señales de su cuerpo para así prevenir la aparición de trastornos alimenticios en un futuro.

Este método también les ayuda a comprender de dónde provienen los alimentos y lo valioso que puede resultar para su salud, incrementa la conciencia ambiental y fomenta la gratitud. También favorece la concentración y la relajación, lo que cambia momentos de estrés, alteración y llantos por calma, apreciación de sabores y felicidad a la hora de la comida.

¿Cómo implementar el mindful eating en la alimentación de mi bebé?

Este método no es complicado, basta con sólo modificar algunas costumbres y ser constantes. Te recomendamos emplear lo siguiente:

  • Cuando comiences a dar alimentos sólidos a tu bebé, opta por prácticas naturales, permite que jueguen con las texturas, se ensucien e interactúen lo que quieran con la comida, ya que esto les ayudará a establecer una relación saludable con los alimentos.
  • Evita las distracciones a la hora de la comida, nada de juegos, celulares o televisión. El momento de la comida debe ser sagrado y la atención debe ser exclusiva a lo que se está ingiriendo.
  • Procura comer siempre en familia y en el mismo lugar. Este espacio puede ser aprovechado para charlar y compartir momentos en familia con el pequeño de la casa.
  • Implica todos los sentidos del bebé. Realiza platillos llamativos a la vista, combinaciones de sabores y que sean alimentos variados. De este modo tu bebé se podrá involucrar mucho más fácil con el método.

En cuanto apliques el mindful eating podrás ir notando como la hora de comer es mucho más divertida y llena de aprendizaje para tu bebé.

¡Este pequeño esfuerzo en tu rutina mejorará la calidad de vida de tus hijos y a su vez va a prevenir futuros problemas de salud  incorpóralo en tu día a día!

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario