Medicina alternativa en el embarazo

Desde siempre ha existido en la historia de la humanidad el uso de las terapias alternativas y la medicina natural. Son muchas las personas que recurren a ellas pensando que son más sanas y que dañarán menos su organismo porque son menos agresivas. A consecuencia de ello existe la idea errónea que ciertos productos, como por ejemplo las hierbas son absolutamente inofensivos.

Lo cierto es que las hierbas medicinales son fármacos y a veces son más potentes que los medicamentos. De hecho algunas hierbas pueden ser causantes de vómitos, diarreas, taquicardia e incluso abortos espontáneos.

¿Qué precauciones tomar?

  • No automedicarse.
  • Consultar siempre con el médico.
  • No creer todo lo que dicen los libros, internet o revistas naturistas.

Por regla general, no han pasado por ningún control de calidad por lo que pueden ser extremadamente fuertes y perjudicarte o no ejercer el más mínimo efecto sobre tu organismo. Pueden contener contaminantes dañinos que no puedes identificar, entre ellos ciertos alérgenos como partes de insectos, polen, moho o agentes tóxicos como el plomo y el arsénico.

  • Para no recurrir a hierbas medicinales o medicina alternativa, aquí te dejamos algunos consejos para ayudar a disminuir los malestares durante el embarazo:
  • Golpes: Aplicar una bolsa con cubos de hielos durante algunos minutos. Repetir las veces que sean necesarias descansando 30 minutos entre cada aplicación.
  • Dolor de espalda: Tomar un baño de agua caliente prolongado por la mañana y por la noche. Aplicar una bolsa de agua caliente.
  • Resfriados: Aplicar gotas nasales de solución salina. Beber líquidos cada hora (agua,zumos,sopas,etc). Bebidas calientes como caldo de pollo son los más recomendables
  • Diarrea: Ingerir abundantes líquidos.
  • Fiebre: Bañarse con agua tibia e ir enfriando la temperatura. Si la fiebre es mayor a 39º acudir de inmediato al médico.
  • Hemorroides: Tomar baños de asiento.
  • Dolor de garganta: Disolver dos cucharadas de sal en 250 ml de agua caliente y hacer gárgaras durante 5 minutos. Repetir cada dos horas hasta que sea necesario.
Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario