¿Mala… qué?

Una picadura de mosquito puede ser no tan inofensiva.

La malaria es una enfermedad causada por un parásito que se trasmite de un humano a otro a través de los piquetes de mosquitos infectados.
Esta enfermedad es más común en los países tropicales, pero ninguno está exento de presentarla, sobre todo en los lugares en donde existe demasiada humedad y falta de higiene.
Una vez que se está infectado, los parásitos migran a través del torrente sanguíneo hasta el hígado en donde maduran y se convierten en merozoítos. Los parásitos se multiplican dentro de los glóbulos rojos, los cuales se rompen en un tiempo de entre 48 y 72 horas para infectar a los demás glóbulos rojos.

Los primeros síntomas suelen presentarse de 10 a 4 semanas después de la infección aunque puede ser desde los 8 días y hasta un año después.
La malaria también se puede transmitir de la madre al feto (de manera congénita) y por transfusiones sanguíneas.

Síntomas

  • Escalofríos
  • Anemia
  • Heces con sangre
  • Coma
  • Convulsiones
  • Ictericia
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Náuseas
  • Sudoración
  • Vómitos

Durante un examen físico, el médico puede encontrar una hepatomegalia o una esplenomegalia. El diagnóstico de malaria se confirma con frotis de sangre tomados a intervalos de 6 a 12 horas.

Se recomienda prevenir las picaduras de mosquitos usando ropa protectora sobre los brazos y las piernas y empleando repelente de insectos.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario