Liderazgo en los niños

No hay duda de que todo papá quiere que su hijo sea un líder.

Cuando pensamos en líderes, pensamos en personas destacadas que poseen gran visión y los talentos necesarios para influir en otras personas para alcanzar metas y sueños.

¿cómo hacer para que los niños líderes?

Es esencial que, primero que nada, el padre de familia entienda que para que su hijo se convierta en un líder debe empezar siendo un “seguidor”, es decir, “seguir” a los adultos que viven con él y, por lo tanto, influyen en él, ya que estos adultos son su ejemplo de conducta, en otras palabras son sus líderes.

Tomando en cuenta lo anterior, el siguiente paso es comprender que un niño necesita de un ambiente adecuado donde pueda desarrollar su potencial y logre aprender a “ser y a hacer” con sus propias competencias. Como bien sabemos, un líder es un visionario; aquel que ve mas allá de lo común; para lograr que el niño se convierta en este tipo de persona, tanto en casa como en la escuela, debemos ayudarle a que desarrolle su pensamiento crítico, es decir, permitirle preguntar, analizar, dudar, investigar, y proponer, que son, finalmente, aspectos que lo encaminarán a ser un líder.

Otro punto importante para lograr que el niño se convierta en un líder es tener una actitud positiva que lo ayude a dominar sus miedos, para lo cual, necesita desarrollar su inteligencia emocional y conocerse a sí mismo, para que pueda manejar con libertad e inteligencia sus emociones y automotivarse.

Asimismo, el líder constantemente se enfrenta a la oposición y a la crítica, para lo cual es fundamental que logremos en los niños un sano autoconcepto y una sana autoestima que les permitan sentirse seguros de sí mismos y fuertes ante el rechazo.

La esencia de un líder es poder influir positivamente en las demás personas, por lo cual el niño necesita tener la capacidad de relación, comunicación, empatía y persuasión que lo lleve a vincularse con los demás de forma extraordinaria. Con base en lo anterior, un niño que es estimulado en su capacidad para empatizar, escuchar y trabajar en equipo de forma colaborativa, es un niño con la “semilla” de líder. Cabe mencionar, una vez más, que esto debe fomentarse no sólo en casa, sino también en la escuela, la cual constituye un espacio vital para el desarrollo del liderazgo infantil.

En este sentido, sin duda, la escuela representa un ambiente crucial para fomentar el liderazgo en los niños, Aquí los profesores deben orientar a sus alumnos a través del desarrollo de las inteligencias múltiples, la inteligencia emocional y una autoestima sana. De hecho, existen propuestas educativas que incentivan todo lo anterior y junto con tecnologías de vanguardia de esta nueva era digital, transforman el aula en un Espacio de Aprendizaje Total®, mediante herramientas y competencias que los convertirá en líderes, capaces de enfrentar los retos del futuro.

Finalmente, debemos ofrecer a los niños el mejor ambiente tanto en el hogar, como en la escuela para crecer, para descubrir la vida, el mundo, el entorno y a las demás personas. Hoy nuestros niños tienen el potencial para convertirse en grandes líderes y para lograrlo sólo necesitan nuestra guía, nuestro apoyo, para, de esta manera, facilitarles su crecimiento en todas las dimensiones de su ser.

Carlos Armando Ávila Cota.
Consultor Educativo de AmcoL
líder en investigación, desarrollo e implementación de metodologías educativas
www.amco.me

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario