Las mentiras en los niños

¿Qué hacer?

Hasta cierto punto se espera que los niños puedan llegar a decir mentiras en algún momento de su infancia, pero ¿Cuándo es normal y cuándo deja de serlo?

Comencemos por aclarar las ideas.

Hasta los seis años de edad, los infantes no han concebido por completo la diferencia entre la realidad y la fantasía, por esta razón suelen contar historias y relatos inverosímiles que podrían parecer mentiras, sin serlo. Estos sucesos son propios de su desarrollo y cesarán eventualmente.

Las mentiras que dicen los niños, es decir, la distorsión de la realidad, evitar decir las cosas por completo u omitir la verdad, son aspectos frecuentes cuando entran a la primaria, alrededor de los siete años.

Existen varias razones para decir mentiras. Sin embargo, podríamos decir que la más común es el deseo de evitar algún castigo aplicado por ti, de su papá o de la maestra del colegio, por haber cometido alguna falta.

Es aquí donde juega un papel muy importante la confianza que tú y tu pareja fomenten, ya que si viven de una forma persecutoria tendrán poca confianza de acercarse y contra la verdad.

Ojo, esto no significa que no se deban reprender a los hijos por sus faltas, pero más que hablarles de “castigos” es preferable enseñarles que las consecuencias de sus actos traerán cosas buenas o malas, según sea el caso. Otra razón común por la que los niños mienten es por imitar algo o alguien.

Como adultos solemos decir mentiras “blancas” enfrente de nuestros hijos. La constancia con que lo hacemos produce la asimilación de la mentira como algo natural. Como padres habremos de estar pendientes de estos mensajes contradictorios que mandamos: por un lado, les pedimos que no mientan y, por el otro, nosotros lo hacemos con regularidad.

También existen ocasiones en que los niños mienten como una forma de llamar la atención, de recordarte que están “aquí”, que necesitan de tu atención, cuidado, tiempo e interés, porque, comúnmente, tomamos más en cuenta las cosas malas que hacen, mientras que anulamos las cosas buenas.

¿Qué hacer cuando descubrimos que tu hijo miente?

Primero hay que señalarle con la mayor serenidad posible, que nos percatamos de su mentira. Posteriormente, habría que preguntarle por qué lo hizo. Es normal que en este sentido, le cueste trabajo decir la verdad, pero esto hará que sienta nuestro interés. En el caso de que confiese la verdad, es importante que lo felicites por ello.

La mejor manera de evitar que los niños digan mentiras es con el ejemplo, siendo padres honorables y confiables que usan la verdad en su relación con los demás. Sin embargo, si detectamos que las mentiras son una constante en nuestros hijos, será recomendable que consideres visitar a un especialista.

Psic. Citlali Amado
Miembro de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM).
www.spm.org.mx
Tels.:(55) 5553 3599 y (55) 5286 6550

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario