La sexualidad después del primer parto.

Ya vino el primer bebé y ¿ahora qué pasa con las relaciones íntimas entre la pareja?

Durante el embarazo todo el mundo te dice que tu relación de pareja va a cambiar radicalmente, pero hasta ahora no se comprende hasta qué punto esas voces tienen razón.

¡Buenas noticias! Después del nacimiento del bebé normalmente ambos miembros de la relación pueden volver a tener contacto sexual, en cuanto las descargas de flujo se detengan. Sin embargo, deben considerar que si hubo algún desgarre, episiotomía o cesárea, el tiempo puede variar y es más prudente seguir las indicaciones del médico.

Las primeras relaciones sexuales, particularmente después del primer bebé, pueden parecer extrañas. Las paredes vaginales pueden sentirse duras y poco flexibles, pero esa sensación pasa poco a poco.

Muchas parejas suelen hacer el amor antes de lo que suponían, pero la excepción a esta regla es por lo general la episiotomía o los desgarres. Estos factores podrían ocupar mayor tiempo de recuperación, por la presencia de dolor o sensaciones incómodas durante varios meses después.

Otro aspecto curioso es que la producción de leche materna puede afectar tu cuerpo en otros sentidos. Por un lado, puede reducir la cantidad de estrógeno, lo que puede resultar en dificultad para lubricar, aunada a veces con algo de hipersensibilidad.

Por otro lado, y esto es algo que hace sentir culpables a algunas mamás, es que el bebé al estimular el pezón para tomar su leche, puede producir sensaciones placenteras e, incluso, eróticas. Esto es normal y no tiene que ver de ninguna manera con deseos incestuosos. Es simplemente la estimulación de una zona erógena.

Considera también que, con toda la atención hacia ti y tu bebé recién nacido, el papá puede sentirse desplazado, poco importante, y puede experimentar cierta inseguridad. Es importante que él se sienta como participante activo en esta increíble metamorfosis y que no se sienta como simple espectador.

Ahora estás en una nueva etapa que incluye la recuperación física, y podrías estar exhausta, manifestando en ocasiones algo de depresión postparto; tal vez experimentes algo de necesidad de cariño y amor, no necesariamente sexo. En esta etapa hay que tomar en cuenta la salud de tu bebé, de ti y de tu pareja, para poder ser sensible a las necesidades de todos los integrantes de la nueva familia.

Durante el coito, recuerda el uso de un poco de lubricante y comenzar suavemente y con delicadeza, esto puede hacer de la relación una gran diferencia. Como nuevos papás deben ser sensibles a la multitud de cambios fisiológicos y psicológicos que tú, como mamá, vives.

Es recomendable reanudar las relaciones sexuales en cuanto ambos estén listos, esto fortalecerá tu relación de pareja y hace que el afecto físico y emocional se mantenga en esta etapa.

Algo adicional, es importante que separen desde el principio el amor de pareja, incluyendo las relaciones íntimas, del amor a los hijos, que es completamente diferente.

Lo bueno es que mientras más se dan los dos tipos de amor, mayor suele ser la sensación de felicidad, tanto para el que lo da como para el que lo recibe. No olviden retomar los métodos anticonceptivos si no quieren aumentar la familia.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario