La rubéola en los niños

La rubéola es una infección viral de mayor frecuencia en la infancia y de curso habitualmente benigno.

Puede ser prácticamente asintomático o presentarse con febrícula o fiebre en forma inconstante.

Síntomas

En los niños, por lo general la enfermedad es leve, con síntomas que incluyen erupción cutánea, fiebre poco intensa, náuseas y conjuntivitis leve. El exantema, que se observa en el 50% al 80% de los casos, habitualmente comienza en la cara y el cuello antes de progresar hacia los pies, y permanece de 1 a 3 días. La inflamación de los ganglios linfáticos en la parte posterior de las orejas y el cuello es la característica clínica más saliente. Los adultos infectados, con mayor frecuencia mujeres, pueden padecer artritis y dolores articulares, por lo general de 3 a 10 días.

Una vez que se contrae la infección, el virus de disemina por todo el organismo en aproximadamente 5 o 7 días. Habitualmente, los síntomas aparecen de dos a tres semanas después de la exposición. El periodo más contagioso por lo general es de 1 a 5 días después de la aparición del exantema.

Cuando el virus de la rubéola infecta a una mujer embarazada en las primeras etapas del embarazo, la probabilidad de que la mujer transmita el virus al feto es del 90%. Esto puede provocar aborto espontáneo, nacimiento muerto o defectos congénitos graves en la forma del síndrome de rubéola congénita. Los lactantes con el síndrome de rubéola congénita pueden excretar el virus durante un año o más.

Causas de la rubéola en los niños y bebés:

Es una enfermedad viral y por lo tanto contagiosa. El periodo de incubación es entre 10 y 23 días. El período de contagio entre 1 o 2 días previos a la aparición de la erupción hasta 6 o 7 días luego de la misma.

El tratamiento es preventivo con la aplicación de la vacuna triple viral (MMR). La vacuna evita la transmisión de la enfermedad y consecuentemente la incidencia de Rubéola Congénita.

La infección intrauterina por rubéola puede causar malformaciones congénitas múltiples (sordera, retardo del crecimiento intrauterino, trastornos oculares, malformaciones cardíacas, etc) o aborto (en el primer trimestre).

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario