La ecología y los niños de hoy

La conciencia y amor a la ecología en los niños.

En los últimos años, se ha vuelto cada vez más recurrente hablar de la importancia de cuidar nuestro planeta para evitar su deterioro, por lo que debemos crear conciencia respecto a los problemas que factores como la contaminación generan, y las acciones que podemos llevar a cabo para la conservación de la naturaleza.

En este contexto, los más pequeños juegan un papel muy importante y se pueden convertir en nuestros mejores aliados.

Resulta vital despertar en los niños, a temprana edad, una conciencia ecológica, basada en el respeto a la naturaleza. Para ello, tanto los padres como los maestros deben trabajar en conjunto para crear futuros ciudadanos responsables con el cuidado del medio ambiente. Según Daniel Goleman, psicólogo estadounidense conocido por su teoría de la inteligencia emocional, promover la “inteligencia ecológica” en los niños es una necesidad primordial en nuestros días; pero, ¿cómo hacerlo? Fomentando en los pequeños actitudes positivas hacia el medio ambiente y teniendo contacto constante con la naturaleza

En casa, los padres de familia deben inculcar, por ejemplo, la reutilización de los productos y el reciclaje de materiales como papel, cartón y vidrio, por mencionar algunos. Asimismo, en la escuela, también se pueden tomar acciones para fomentar en los niños el cuidado del medio ambiente; en este sentido, existen actualmente propuestas educativas, como la de Amco, que lo promueven, mostrando su compromiso con esta causa, mediante la utilización de materiales cien por ciento sustentables en la producción de los libros y cuadernos en apoyo a esta transformación. Sin duda, estas iniciativas verdes son benéficas para crear una conciencia ecológica.

Tanto los padres como los docentes en la escuela deben de ser un ejemplo a seguir para los niños también en esta materia, ya que los niños imitan tanto lo bueno como lo malo de los adultos que los rodean. Concretamente los docentes dentro de las aulas deben “apropiarse” de esta conciencia ecológica y no visualizarlo como una obligación de su profesión. El docente debe apoyar sus acciones con contenidos desarrollados en clase y fomentar el amor por la naturaleza en los niños, por medio de la consulta de temas relacionados con los beneficios de vivir en un ambiente limpio y sano, para lo cual se pueden apoyar en metodologías educativas que trabajan en esa dirección y se rigen bajo la firme convicción de que la educación ecológica formará mejores niños, provocando que en las aulas se procure que los alumnos desarrollen actitudes, hábitos, modos de sentir y de pensar que vayan construyendo conciencia en ser parte integrante y activa de un gran ecosistema.

Sin duda, los niños de hoy tienen una importante tarea: cuidar el planeta para las futuras generaciones; para ello, deben convertirse en niños ecológicos: Si se quiere un futuro brillante, debemos tener un presente sustentable.

Finalmente, éstas son algunas de las acciones que se pueden fomentar en casa y en las escuelas para enseñar a los niños a cuidar el medio ambiente: realizar excursiones para estar en contacto con la naturaleza; responsabilizar a los niños del cuidado y limpieza de su mascota; inculcar el respeto a los seres vivos, desde animales hasta plantas y flores; plantar y cuidar árboles o semillas en macetas; enseñarles a ahorrar energía eléctrica; utilizar únicamente el agua que se necesita, no desperdiciarla; separar la basura; reciclar y enseñarlos a reciclar; realizar paseos en bicicletas y utilizar menos el auto; promover la visión de videos y documentales acerca de la vida en otros ecosistemas, como mares, montañas, desierto, entre otros.

John Moreno
Coordinador de Tecnología Educativa
de Amco, líder en investigación, desarrollo
e implementación de metodologías educativas
www.amco.me

2 Comments

Dejar tu comentario