La cuna del bebé

¿Qué debo tomar en cuenta?

Hasta alrededor de los seis meses, la cuna es el lugar en donde tu bebé pasará la mayor parte del tiempo pues duerme entra 18 y 22 horas al día.

La cuna debe ser cómoda y arropada pata brindarle seguridad al bebé. Es muy importante que tenga un tamaño proporcional a la talla del niño y contar con la altura que permita recostarlo o sacarlo sin dificultad.

Es cierto que todos quisieran una cuna hermosa, de colores vistosos, con animalitos o flores pero lo más importante es la comodidad de tu bebé, así que eso puede quedar en segundo término.

La mayoría de los padres acostumbran a tener la cuna en la misma recámara en donde ellos duermen, es recomendable hacerlo pero tan solo al principio, en lo que el bebé se acostumbra. Es preferible que el pequeño tenga su propia recámara para descansar pues las recámaras de los padres suelen ser más ruidosas y con más luz además de bacterias y olores que respira el bebé.

Es muy importante considerar las recomendaciones de los fabricantes que señalan cuando hay que cambiar al niño de moisés a cuna y de cuna a cama según su peso y edad. Normalmente un niño debe abandonar el moisés a los 3 meses y la cuna a los dos o tres años de edad.

  • Medidas de seguridad
  • Los barrotes de la cuna deben medir por lo menos 90 cm de altura y no deben estar muy separados uno de otro.
  • Las paredes internas deben estar forradas con material acolchonado.
  • Debe ser de medida estándar para que se ajuste a cualquier colchón sin dejar orificios.
  • Nunca la coloques cerca de una puerta o ventana.
  • Coloca protectores de golpes en las orillas.
Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario