La capacidad de ser papá

¿Qué es la paternidad?

Aunque durante todo el proceso del embarazo, y aún antes, el papel del papá es muy importante, pareciera que su presencia no es tan importante, y su actividad pareciera quedar relegada ante el trabajo y el esfuerzo que realiza la madre.

Es importante aclarar que el papel del papá es tan importante como el de la mamá y, aunque tu bebé no razona claramente la diferencia, el amor que se le prodiga debe ser de la misma calidad por parte de ambos miembros de la pareja.

El hombre suele cumplir su papel como padre tan bien como aquel que realiza la mamá, y ambos han de construir una relación que ofrezca certeza a sus hijos. Papá y mamá se deben situar en el mismo nivel y pueden participar del desarrollo de su bebé, construyendo una familia sólida.

Como papá, el disfrutar de tu papel no debe representar ningún problema. Ambos miembros en la pareja podrían requerir de una negociación para separar responsabilidades y trabajar en equipo, con el fin de cuidar todos los aspectos relacionados con tu bebé, sin descuidar la relación.

Al final, ambos demostrarán el amor a su bebé, lo cuidarán y serán testigos de su desarrollo. La enseñanza y cuidados fortalecerán los vínculos, considerando que esto representará un trabajo que podría durar muchos años, hasta el que bebé se pueda valer por sí mismo.

Ser padre implica el ganarse un espacio para ejercer la paternidad y no quedar relegado. Adicionalmente, observarás que al tiempo que concentras tus energías en el cuidado de tu pequeño, tu relación con tu pareja también mejorará.

Es interesante darnos cuenta cómo la definición de madre no representa ningún problema. Las personas entienden perfectamente que la definición tradicional que enmarca el papel de ser mamá suele ser aquella que asigna ciertos valores relacionados con su actividad, como ser la que cuida a los hijos, la que alimenta, los viste y los baña, los acuesta, los lleva a la escuela, etcétera.

Es más fácil comprender el trabajo que históricamente se asigna al ser mamá, porque todos lo hemos vivido y aprendido así. Sin embargo, definir el papel del papá, por otra parte, pareciera resultar más difícil, y no queda muy claro cuál debiera ser. Resulta difícil saber qué es lo que representa ser un “papá moderno”.

No cabe duda de que los padres y las madres se relacionan con los niños de manera diferente y que cada uno cumple un papel importante y singular en la vida del niño. Si el papá no forma parte de la vida de su hijo, la mamá puede hacer participar a otras figuras masculinas para llenar ese vacío: su padre, su hermano u otro hombre con quien tenga un vínculo estrecho.

Tú puedes comenzar a explorar algunas funciones que te definan como papá. Hay infinidad de tareas en las cuales puedes participar: jugar con él, cambiarlo de pañal, bañarlo y calmarlo, son algunos ejemplos. La clave es jugar, tocar y hablar a tu bebé tanto como sea posible. Pareciera ser poco importante, pero no lo es en absoluto, el pasar porciones de tiempo junto con tu pequeño se convertirá en un momento especial que perdurará por siempre.

Como papá puedes recoger a tu hijo en la guardería, ayudarlo a vestirse por la mañana, prepararle la comida y llevarlo al médico. El atenderlo directamente te hará sentir feliz y orgulloso. Procura armonizar trabajo y familia. Participa, no te excedas y descansa para poder reponer la energía necesaria, pues la necesitarás.

El papá contemporáneo

¿Qué es la paternidad?, ¿cómo debe definirse?, ¿cuál es el rol y la responsabilidad de un padre hoy en día? Debemos reconocer que en la actualidad es más común ver que los hombres muestran los sentimientos hacia sus hijos abiertamente, frente a generaciones anteriores, y que la relación con su pareja en el aspecto de su crianza es más igualitaria.

La visión de lo que significa ser padre ha cambiado de acuerdo a las nuevas formas de vida, principalmente en las grandes urbes. Los papás de hoy adoptan cada vez más roles que en el pasado se reservaban únicamente a las madres. Sin embargo, no existen modelos predeterminados y las familias se adecúan según sus circunstancias, aunque los padres contemporáneos adoptan cada vez más actitudes que benefician su propia relación.

Cabe reafirmar que es cada vez más evidente que el papá moderno está contento de compartir las tareas domésticas y los cuidados del bebé, y demostrar que es tan capaz de cambiar un pañal, administrar el biberón o lavar la ropa sucia, tal y como la mamá lo ha hecho siempre.

Es algo digno de reafirmar el intercambio de roles, donde la mamá puede tener trabajo y el papá se queda en casa a cuidar del bebé, convirtiéndose en un excelente custodio de niños. Hoy los papás recogen a sus hijos en la escuela, les ayudan con las tareas escolares o los llevan al pediatra. También disfrutan de bañar a sus bebés, sobre todo si no han visto al pequeño durante todo el día.

Reiteramos que los vínculos también se fortalecen en estos momentos, los cuales durarán toda la vida. Los bebés necesitarán seguridad, calor, cariño y cuidados, los cuales se los puede ofrecer tanto la mamá como el papá. El pequeño reconocerá a papá o mamá, pero no hará juicios de valor basados en lo que “debiera” hacer cada uno de ellos.

Tu participación como papá es muy importante

Los bebés no discriminan en los cuidados entre papá o mamá, más bien requieren de ambos. Ellos necesitan que las personas más importantes para sus jóvenes vidas estén ahí, al tiempo que le sirven de modelos. Suele pasar que un hijo prefiere al papá o a la mamá en especial, pero esto es una conducta aprendida.

Su tú, como papá, no le cambias nunca el pañal, no participas en sus juegos o no lo bañas, estas conductas serán el modelo que ha de seguir tu bebé, quien en el futuro será un adulto y formará una nueva familia con aquellos valores aprendidos en la infancia.

En cuanto comiences a participar de los cuidados de tu bebé, seguramente descubrirás que lo disfrutas y que lo haces tan bien como tu pareja.

La paternidad es cuestión de actitud

El sólo deseo de tener un bebé no basta para enfrentar los nuevos retos que se avecinan. La decisión requiere de un razonamiento y una evaluación suficientes.

Ambos miembros de la pareja deberán ser honestos al respecto del cambio de vida que significa el tener un bebé, muéstrense sinceros uno con el otro, y comuniquen sus expectativas e incertidumbres. Aunque piensen que el tener un hijo es una buena decisión porque se aman, también deben considerar todos los factores que implican el tenerlo.

En la cultura moderna han aparecido las parejas basadas en la relación simétrica, donde la constante negociación es una práctica cotidiana, especialmente sobre las responsabilidades en el cuidado y la crianza de los hijos. Esto ha generado que los padres inviertan más tiempo en sus hijos y que experimenten nuevos sentimientos y responsabilidades paternas que las últimas generaciones no conocieron. Este es, en términos generales, el nuevo padre dentro de la familia nuclear moderna.

El modo de vida de las familias se ha transformado de manera muy importante, y los miembros que conforman la pareja tienen expectativas distintas, repartiéndose las labores del hogar. Antes el papá siempre estaba fuera, en su trabajo, mientras la madre solía permanecer todo el tiempo al lado de los pequeños de la casa.

Hoy, posiblemente la modernidad y las necesidades crecientes obligan a las nuevas parejas a distribuir las cargas de trabajo, incluyendo los cuidados del bebé. Algunas parejas se turnarán en las labores de la casa. Tú, como papá, deberás gestionar algún permiso que te facilite el apoyar a tu pareja, mientras ésta se halla trabajando fuera.

El papá en casa

Es cada vez más visto en algunos estudios que el hombre tiende a aceptar quedarse en la casa y responsabilizarse de las labores domésticas, incluyendo el cuidado del pequeño. La mujer profesionista trabaja afuera, percibiendo el sustento para sacar a la familia moderna.

De esta manera los roles han cambiado junto con el concepto tradicional de la familia nuclear. La familia en cualquiera de sus acepciones modernas suele ser una unidad muy fuerte, y es necesario planear lo que se hará una vez que el bebé esté en casa.

Sea cual fuere la decisión y disposiciones para crear una familia, el ambiente armonioso y estable, además del cariño que se le ha de prodigar al bebé, nunca deberán faltar.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario