Incontinencia urinaria

Un problema que se puede revertir.

Durante el embarazo y los días después del parto, es muy frecuente que se presenten alteraciones en la micción, desde una necesidad urgente de orinar, hasta la pérdida involuntaria de la orina.

La razón por la que se presenta con mayor frecuencia durante el embarazo es porque el útero que se encuentra en crecimiento, comprime la vejiga, de tal manera que su capacidad disminuye y provoca el reflejo de necesidad de orinar en volúmenes menores. En las últimas semanas del embarazo probablemente sea más fuerte la presión produciendo en ocasiones la salida involuntaria de orina.

En la etapa de posparto también es probable que se presente debido al traumatismo que queda después del parto, por la congestión de la uretra y el cambio de posición de los órganos pélvicos, por mencionar algunas razones.

¿Cómo corregir y prevenirla?

Existen algunos ejercicios y técnicas que se pueden realizar para corregir y/o prevenir la incontinencia urinaria. Te los enlistamos a continuación:

  • Programación de micciones: Esta técnica consiste en orinar en horas establecidas, cada 2 o 3 horas antes de que se sienta el deseo de orinar.
  • Ejercicio perineal: El ejercicio perineal se realiza cortando voluntariamente el chorro de orina durante 30 segundos y después dejar de hacer el esfuerzo para seguir orinando. Realizar este ejercicio cada que se orine ayudará a aumentar la fuerza del músculo voluntario de la uretra.
  • Terapia combinada: Consiste en la combinación de las 2 técnicas anteriores para asegurar el éxito y combatir la incontinencia.

La mayoría de los casos de incontinencia son controlables. Las pérdidas se suelen presentar frente a situaciones como estornudar, toser, saltar, reír o con el simple hecho de caminar.

Existen factores que hacen más probable que se presente este problema. Algunos de ellos son: el sobrepeso y obesidad, ser mayor de 35 años pues los músculos no tienen la misma firmeza, que sea el primer embarazo ya que durante él suele sufrir más el suelo pélvico; y tener antecedentes familiares.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario