Incompatibilidad sanguínea

Mi bebé y yo ¿incompatibles?

Comencemos por explicar qué es el factor Rh.

El factor RH es una proteína que se puede presentar en la cubierta de los glóbulos rojos. Si está presente, la persona es factor Rh positivo y si está ausente es negativo.

El Rh se compone por dos genes, uno que se hereda por parte del padre y otro por parte de la madre. Cuando la madre es Rh- y el padre Rh+ existe mayor probabilidad de que el bebé sea Rh+. Si el Rh del feto no es el mismo de la madre su sangre será incompatible y esto provoca que durante el parto, cuando las células fetales entren en el torrente circulatorio materno, el organismo de la madre las identificará como extrañas y producirá anticuerpos contra él.

Generalmente el grupo sanguíneo del bebé se conoce hasta que nace por lo que es necesario conocer durante el periodo de gestación si la madre no ha creado anticuerpos al Rh.

Test de Coombs indirecto.

Durante la octava o novena semana de embarazo se practica esta prueba que se repite mensualmente a partir del quinto mes del embarazo.

Consiste en buscar anticuerpos que puedan fijarse a los glóbulos rojos y causar su destrucción prematura. Para realizarla se necesita una prueba de sangre y puede realizarse de dos formas:

  • Directa: Se utiliza para detectar anticuerpos que ya se han fijado en la superficie de los glóbulos rojos.
  • Indirecta: Busca anticuerpos que fluyen libremente contra determinados glóbulos rojos.

¿Cómo tratarlo?

Independientemente del resultado que arroje la prueba, se debe aplicar una inyección de gammaglobulina anti-D cerca de la semana 28 del embarazo para prevenir que se formen los anticuerpos al final del embarazo o durante el parto.

Si después del nacimiento del bebé se comprueba que el Rh del bebé no es compatible, se deberá de administrar otra dosis a la madre en un plazo de 72 horas después del parto.

Tras el nacimiento, el bebé debe ser controlado para detectar una posible existencia de anemia o ictericia y de ser así, el tratamiento a seguir dependerá de la severidad de los síntomas.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario