Hernia umbilical en los bebés

¿Debo preocuparme?

Una hernia umbilical es una protuberancia hacia afuera alrededor del área alrededor del ombligo. En un bebé ocurre cuando el músculo a través del cual pasa el cordón umbilical no se cierra por completo después del nacimiento.

Las hernias umbilicales se presentan en el 10 al 20 por ciento de los niños, con mayor frecuencia en las niñas que en los varones, en los bebés prematuros, y en los niños de origen africano. La mayoría de las hernias umbilicales no están relacionadas con ninguna enfermedad.

Una hernia puede variar de menos de uno a más de cinco centímetros de diámetro.

Se presenta una hinchazón blanda sobre el ombligo que sobresale cuando el bebé está sentado, llora o hace un esfuerzo. La protuberancia puede ser plana cuando el bebé está quieto y acostado boca arriba. Las hernias umbilicales generalmente no duelen ni causan molestia.

La mayoría de las hernias en los niños sanan por sí solas. La cirugía se necesita sólo en los siguientes casos:

  • La hernia no sana después de que el niño cumple los 3 o 4 años.
  • El intestino u otros tejidos protruyen y pierden su riego sanguíneo (resultan estrangulados), lo cual es una situación de emergencia que requiere cirugía de inmediato.
Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario