Guarda y custodia

¿Con quién se quedan los hijos después del divorcio?

Una de las principales razones por las que el proceso de divorcio se alarga es por los hijos. Será inevitable que una separación dañe a los niños pero es una decisión que se toma pensando en que es lo mejor en la relación.

La guarda y custodia es un concepto que define con quién va a convivir el hijo cuando se produce un divorcio o separación.

Durante este proceso y hay hijos en común, la guarda y custodia de éstos puede ser adjudicada a cualquiera de los dos padres:

– Cuando ambos padres llegan a un mutuo acuerdo, nadie cuestiona su decisión; el juez solo ratifica lo acordado salvo que considere que los menores puedan correr algún riesgo.

– En el caso de que los padres no lleguen a un arreglo, un juez deberá tomar control de la situación tomando en cuenta:

  • No separar a los hermanos.
  • Las necesidades afectivas y emocionales de los niños.
  • La cercanía de otros miembros de la familia.
  • La disponibilidad de los padres para atenderlos.
  • Adicciones, enfermedades mentales o vida desordenada probable en alguno de los padres.
  • La dedicación que haya tenido cada progenitor hacia el hijo antes de la separación.

Visitas.

Se debe establecer el tiempo que el o los hijos convivirán con el padre que no posee la custodia. Los regímenes más comunes que se estipulan son de fines de semanas alternos y periodos vacacionales al 50%.

Si no existe un acuerdo entre los padres sobre los días de visita es obligatorio establecer un régimen mínimo para detallar los periodos, días y horas en las que se deberán recoger a los hijos. Cuando el niño es mayor de 13 años, se le tomará en cuenta su opinión en cuanto a las fechas.

Es muy importante hacerle entender a los hijos que la decisión de la separación es un tema que, aunque los involucra, no es culpa de ellos y que es lo mejor para todos.

Derechos y obligaciones.

Se tenga o no la guarda o custodia de los hijos; existen una serie de derechos y obligaciones a las que los padres se vuelven acreedores.

Derechos.

Con custodia:

  • Disfrutar de sus hijos.
  • Participar en la toma de decisiones que pudieran afectar a los hijos.
  • Administración de sus bienes y pensión alimenticia.

Sin custodia:

Gozar y disfrutar del régimen de visitas acordado.
Ser informado de los acontecimientos importantes en la vida de sus hijos.

Obligaciones.

Con custodia:

  • Alimentarlos, educarlos y brindarles compañía y cariño necesario.
  • Facilitar el régimen de visita.
  • Informar al otro padre de los acontecimientos importantes en la vida de sus hijos.

Sin custodia:

  • Cumplir con lo acordado en el convenio de divorcio.
  • Mantenerse al corriente con la pensión alimenticia.
  • Cumplir con el régimen de visitas.
  • Velar por sus hijos en cuanto a salud, educación y desarrollo integral.
Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario