Fontanelas

Una parte esencial del desarrollo del bebé.

La fontanela o mollera son las separaciones que se ubican entre los huesos del cráneo del bebé durante aproximadamente sus primeros 12 a 18 meses y se ubican en el sitio en donde se formarán las suturas en la edad adulta y después de cierto tiempo suelen fusionarse.

El cráneo de los bebés se conforma por 8 huesos separados que se mantienen unidos por tejidos elásticos denominados suturas craneales. En el cráneo del recién nacido se observan dos fontanelas, una en la parte superior en la mitad del centro hacia adelante y del centro hacia atrás.

La fontanela posterior suele cerrarse entre el primer y segundo mes de vida del bebé o puede ya nacer con ella cerrada. La fontanela anterior se cierra entre los 15 y 21 meses de edad.

Forman parte esencial del desarrollo y crecimiento de los bebés desde el parto pues su flexibilidad permite que los huesos se superpongan de tal manera que la cabeza pueda pasar a través del canal de parto sin que el bebé sufra algún daño.

Fontanelas hundidas.

Las fontanelas hundidas presentan una curvatura hacia adentro del punto blando en la cabeza del bebé y las causas que pueden derivarla son desnutrición y deshidratación. Si se presenta este caso es necesario que el médico revise al bebé de inmediato.

Fontanelas abultadas.

Las fontanelas abultadas constan de una curvatura hacia afuera del punto blando de la cabeza del bebé. Las causas de esta presentación pueden ser encefalitis que es la inflamación del cerebro, hidrocefalia que consiste en una acumulación de líquido dentro del cráneo y el aumento de la presión intracraneal. Se debe consultar al médico si se trata de una fontanela muy abultada en especial si se acompaña de fiebre o somnolencia excesiva.

Fontanelas grandes.

Las fontanelas grandes o agrandadas son puntos blandos de un tamaño mayor al esperado de acuerdo a la edad del bebé. Éstas suelen ser causadas por Síndrome de Down, hidrocefalia, nacimiento prematuro o retraso en el crecimiento intrauterino. La mayoría de las veces, se detecta desde el primer examen médico del bebé.

En cada revisión, el médico medirá la fontanela y se va observando cómo se va cerrando hasta que en algún momento se deja de palpar.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario