Extracción de la leche materna

Una vez que tu bebé se haya acostumbrado a ser amamantado, podrás comenzar a extraerte la leche para que el bebé tome del biberón. En algunos casos, la práctica de este tipo de lactancia se lleva a cabo por mamás profesionistas, que trabajan y no les es posible amamantar a su bebé; también suele ocuparse como técnica de entrenamiento para la deslactación materna y que así el bebé comience a tomar biberón.

Es importante que comiences con este proceso ya que tu bebé haya aceptado por completo el pecho pues de lo contrario será más complicado que puedas darle pecho en alguna ocasión si es que así lo deseas.

¿Cómo hacerlo?

Extracción manual:

  • Coloca el dedo pulgar a un par de centímetros de la areola (la piel oscura que rodea al pezón) y coloca el resto de los dedos en la parte inferior, formando una “C”.
  • Presiona suavemente con el pulgar y los dos primeros dedos hacia la base del pezón, como si intentaras acercarlos, imitando la presión que realiza el bebé.
  • Ve girando la mano alrededor del pecho para extraer la leche de todos los conductos y recógela en un recipiente limpio.

Extracción con tiraleche:

  • Coloca el aparato en tu pecho como se indica en las instrucciones.
  • Pon en marcha el bombeo si es eléctrico o presiona si es manual.

La leche materna debe guardarse en el refrigerador. A menos de 5°C puede conservarse entre 3 y 5 días.

Consejo: Coloca una etiqueta en el frasco para que tengas un control de las fechas y así saber hasta cuándo puedes conservar la leche.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario