Errores más comunes de las mamás primerizas.

Todas las madres cometen errores, especialmente las primerizas. Pero conocer los errores más frecuentes puede ayudarte a evitar que repitas algunos.

Dejar que llore

¿Cuántas veces tu bebé se ha puesto a llorar y alguien te ha dicho: “déjalo, si lo cargas se va a acostumbrar”? Dejar llorar al niño hasta que se canse es una teoría sin fundamento. El llanto es su única manera de expresarse; cuando llora, es porque necesita algo.

Intercalar al bebé entre cada toma

El bebé debe terminar con un pecho antes de pasar al otro. Es importante que vacíe bien el pecho, ya que la leche final es más grasa y por tanto, alimenta más. No te preocupes, sabrás cuándo se ha vaciado el pecho del todo porque notarás que está muy blando.

Esterilizarlo todo durante un año

La higiene es fundamental, sobre todo con los recién nacidos. Pero tampoco tienes que pasarte 12 meses hirviendo todo lo que el bebé se pueda llevar a la boca. Sí que tienen que estar limpios, pero unas pocas bacterias también ayudan a los más pequeños a desarrollar sus propias defensas.

Abrigar demasiado al bebé

Los bebés necesitan un poco más de abrigo que los adultos, pero no demasiado. Cuando las manos y los pies están fríos o un poco morados, es necesario abrigarlo más. En cambio, si el bebé está sudando por el cuello y la cabeza se le debe desabrigar quitando alguna capa de ropa

Silencio total cuando el bebé duerme

No decimos que dice que hagas una fiesta, pero los bebés tienen que acostumbrarse a dormir con el ruido normal de las actividades diarias. Si todo está en silencio, no notarán diferencia entre el día y la noche, lo que no beneficia a nadie.

Cortar el pelo para que crezca más fuerte

No se recomienda cortar el pelo del bebé. El hecho de que crecerá más fuerte es un mito, ya que el pelo nuevo será igual. Además, si es muy pequeño puede perder calor por la cabeza. Las características del pelo de tu bebé no serán definitivas hasta su primer cumpleaños.

Aislarse en casa

Algunas madres primerizas tienden a aislarse en sus casas, en la mayoría de los casos, con la creencia de que de esta manera el bebé no enfermará. Esto no es cierto, el bebé necesita salir y desarrollar anticuerpos. Si está en una “burbuja” cuando esté en contacto con cualquier bacteria podrá enfermar. Para ello, hay que salir con el bebé y dar paseos desde que el pediatra lo aconseje.

 Cuéntanos ¿Te identificaste con alguno?

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario