En busca del pediatra perfecto

8 consejos con los que te será más fácil escogerlo.

Hasta ahora te has concentrado en las visitas al ginecólogo, amueblar la habitación del bebé y comprarle ropa, ¿pero ya sabes quién será su pediatra?

Si aún no has escogido uno y no sabes cómo buscarlo, estos consejos te ayudarán a tomar una buena decisión.

  1. Define qué es importante para ti: Para empezar, analiza si prefieres un pediatra que te quede cerca de la casa o uno que te hayan recomendado ampliamente. La cercanía es muy importante porque en caso de emergencia tendrás la seguridad de estar a unos pasos del pediatra y acudir a él fácilmente en cualquier momento. Por otro lado, puede ser que prefieras sacrificar la distancia y confiar en el pediatra que tanto te han recomendado. Evalúa bien tus prioridades antes de elegir.
  2. Piensa en tu presupuesto: Recuerda que la tarifa del pediatra se va a multiplicar por dos o más visitas al mes, especialmente durante el primer año de vida de tu bebé. Pero no olvides que hay buenos pediatras de todos los presupuestos, no debes guiarte por quién cobra más o menos, sino por qué tan frecuente será este gasto para ti.
  3. Toma en cuenta tus antecedentes familiares: Si en tu familia o la de tu pareja existen antecedentes de alguna enfermedad, entonces busca un pediatra que tenga una especialidad en dicha área, por ejemplo gastroenterología, neurología o enfermedades respiratorias.
  4. Pregunta por su disponibilidad: Algunos pediatras atienden por la mañana en un consultorio y por las tardes en otro, o solamente acuden ciertos días a la semana a un consultorio. Averigua esto y la disponibilidad que tiene para atender urgencias, ya sea de noche o los fines de semana.
  5. Prueba la empatía: Visita a varios pediatras y pregúntate cuál de ellos te brindó mayor confianza, en qué consultorio te sentiste más cómoda y quién se interesó más por tus preguntas y te dio las mejores respuestas.
  6. Fíjate en su pared: Sí, es ahí en donde los médicos cuelgan su título profesional y todos los diplomas que avalan que constantemente se está actualizando. El pediatra perfecto debe ser un médico titulado y puede contar con algunas otras especialidades.
  7. Anticipa tu decisión: Es preferible que escojas al pediatra antes de que nazca tu bebé, así podrá conocer su historia clínica antes de su llegada e inclusive puede estar presente durante el parto para recibirlo.
  8. Visualízalo a largo plazo: Recuerda que el pediatra que elijas atenderá a tu bebé desde que nace y hasta que cumpla aproximadamente 12 años. Es importante permanecer con el mismo pediatra para que conozca bien los antecedentes de tu pequeño y conserve su archivo médico. Así que si no estás satisfecha con tu primera elección, tienes todo el derecho de cambiarlo por alguien con quien sí te sientas en confianza a largo plazo.

Elegir a un buen pediatra no es tan difícil pero sí requiere un poco de tiempo, el cual no es nada si tomas en cuenta que tú y tu hijo lo visitarán durante muchos años.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario