¿Bebé o beba, X o Y?

El sexo de nuestra bebé o de nuestro pequeño.

Unas letras nos dan el norte: el sexo de nuestra bebé o de nuestro pequeño dependerá de si el espermatozoide fecundado es un cromosoma X (femenino) o un cromosoma Y (masculino). La mujer, en sus óvulos, siempre contendrá el cromosoma X.

Tal parece que el cromosoma X es más fuerte que el Y. El X es más grande, más lento y tiene una vida más larga que Y. El espermatozoide con cromosoma X parece aprovechar muy bien la acidez vaginal.

¿Depende de cuántas veces haces el amor, el sexo de tu bebé?

Pues no hay nada probado pero, si quieres, puedes intentar hallar la respuesta por ti misma. Se dice que el tener un hijo o una hija depende del número de veces que haces el amor. En realidad no hay nada científico probado al respecto, pero suena bien probar.

Te recomendamos entonces lo siguiente a partir de estudios más claros:

Para tener una niña, habrá que hacerlo un par de días antes de la ovulación, recordemos que el espermatozoide con cromosoma X es más lento y sobrevive más tiempo que Y. Para que sea niño, hay que hacer el amor el día de la ovulación y después, porque el esperma Y (masculino) es más rápido y llega al óvulo antes que el femenino.

En resumen, si lo que deseas es una hermosa niña, entonces deberás hacerlo muchas veces, porque la proporción de espermatozoides masculinos disminuye. Y, al revés, si buscas un niño, deberás tener relaciones con menos frecuencia, porque así aumenta la proporción de espermatozoides con cromosoma Y.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario