El parto en casa

Considerando todas las opciones.

La mayoría de los partos que se realizan en casa son normales. Sin embargo, debes considerar que existen algunas eventualidades a la hora del nacimiento del bebé. La resolución de algunos de ellos no implica necesariamente el acudir inmediatamente al hospital:

El parto en casa puede ser muy ruidoso y poco higiénico, por lo que se habrá de preparar considerando todas las necesidades que pueden llegar a surgir.

Que el bebé tenga dificultades para salir.

No se da una correcta expulsión de la placenta o se presenta sangrado. En este caso será necesario acudir inmediatamente al hospital.

Se pueden presentar problemas de tipo respiratorio. Se alivia despejando las vías aéreas, administrando oxígeno y aplicando masajes.

Los cuidados especiales en la unidad de tocología pueden ser insuficientes para mejorar el resultado final del estado de los bebés con defectos congénitos importantes.

Algunos bebés pueden nacer muy débiles o disminuidos, por lo que requerirán de atención en la unidad de cuidados intensivos.

En otro sentido, el crear un ambiente para el nacimiento en casa, puede proporcionar una relajación y un entorno adecuados, que han de beneficiar a tu bebé. Hay que considerar todos los cuidados que se proporcionan en un hospital, para adaptarlos al hogar, y saludar una venida exitosa del pequeño.

La supervisión del latido cardiaco de tu bebé con un estetoscopio fetal o algún instrumento de tipo manual, evitará el conectar a la madre a una máquina. Tu bebé deberá ser recibido por manos expertas (de la comadrona por ejemplo).

Tu bebé deberá estar en tus brazos en cuanto realice su primera respiración, inmediatamente después del nacimiento.

  • Succionará tu pecho instintivamente.
  • Se realiza el corte de cordón umbilical en cuanto deje de latir.
  • El contacto de su piel con otra piel, lo impulsará a respirar.
  • El bebé será pesado, observado y habrá de ser limpiado.

El nacimiento en casa:

  • Planifica el evento, considera hospitales cercanos en caso de necesidad.
  • Ambiente familiar; necesario que te sientas a gusto.
  • Tienes la ventaja de acompañarte con tu pareja y tu familia.
  • Tómate tu tiempo durante el parto.
  • En un parto natural, la comadrona evitará a toda costa el uso de una episiotomía.
  • Lo que ocurrirá: se romperán las membranas para dar a luz espontáneamente.
  • Alivia el dolor con el control de las respiraciones y otras técnicas, sin el uso de fármacos.
  • Celebra el parto con todos los presentes.

El control del parto en la actualidad

La tendencia es cada vez menos intervencionista, a pesar de que puedas estar en un hospital, rodeada de enfermeras, comadronas y médicos. Sin embargo, el parto es sumamente controlado para tu seguridad y la de tu bebé. Un parto llevado bajo niveles de control importantes en un hospital es fundamental para cierto tipo de mujeres, las cuales pueden presentar complicaciones durante el embarazo o el momento del nacimiento del bebé.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario