El método canguro.

Una forma de estar más cerca de tu bebé.

Es una técnica recomendada para bebés prematuros, aunque en cualquier bebé resulta muy efectiva.

El método canguro consiste en mantener contacto piel con piel con tu bebé para reforzar el vínculo afectivo colocándolo sobre tu tórax en posición vertical simulando una rana. Te ayuda a facilitar la lactancia materna y al desarrollo neuromotor de tu pequeño.

Fue implementado por el Dr. Edgar Rey Sanabria en el años de 1978 en Bogotá como respuesta a la situación que se vivía en el Servicio de Neonatología que obligaba a colocar a más de un bebé por incubadora lo que ocasionaba transmisión de infecciones.

Se recomienda hacerlo por un tiempo superior a 50 minutos seguidos y se puede extender hasta por más de 2 horas al día.

De ser posible se puede comenzar a poner en práctica desde el hospital, al salir de él y durante el primer año de tu bebé.

Se dice que el método canguro ayuda a corregir posibles alteraciones auditivas, visuales o de neurodesarrollo que podría tener el bebé.

Es probable que tu bebé se mueva y llore en ocasiones, solo será cuestión de que se acostumbre a la posición. Puedes aprovechar para hacerlo después de bañarlo para reconfortarlo, en un día frío para que puedas calentarlo o en cualquier otra circunstancia que te sea posible.

Beneficios

  • Cuando tu bebé está recostado en tu pecho, los latidos de tu corazón y tu respiración hacen que tu bebé reviva el ambiente que tenía dentro de tu vientre que le provoca tranquilidad.
  • Favorece la lactancia materna.
  • Reduce el llanto de tu bebé.
  • Mejora sus periodos de sueño.
  • Crecimiento y ganancia de peso.

El método canguro no necesariamente debe ejecutarse por parte tuya, también tu pareja puede hacerlo.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario