El futuro papá

Una nueva faceta de la vida.

Ser papá es un conocimiento que inicia hacia una nueva faceta de la vida. Ésta nos prepara para ser padres desde un punto de vista casi intuitivo; no hay una escuela efectiva para tal, pero es posible guiarnos a través de lo que otros han vivido. Es importante que la pareja intercambie sus impresiones al respecto, ya que se trata de traer una nueva vida al mundo.

Ese nuevo ser que acompañará gran parte de nuestras vidas será muy importante, y su integración a la familia es fundamental para su sano desarrollo. Por ello, es necesario planificar en pareja, y preparar adecuadamente la ruta que se ha de seguir. Recuerda: decidir tener un hijo es cosa de dos, y ambos han de participar en esta nueva aventura.

Participa activamente

Debido a tu próxima paternidad, no es recomendable que te limites a ciertas tareas. Toma la iniciativa y no permitas que el proceso sólo esté en manos de tu esposa y sus amigas, o que la familia se involucre haciéndote a un lado.

Busca información, acércate a tus amigos, aquéllos que ya han cursado por la experiencia de tener hijos, para que te compartan el aprendizaje que les dejó. Es muy probable que estén deseosos de compartir contigo sus vivencias.

Descubrirás nuevas maneras de conducirte en el proceso y llegarás a nuevas conclusiones que te ayudarán a comprender mejor lo que tu pareja vive, te sensibilizarás sobre lo que siente y experimenta.

Vigilando los sentimientos

Como esposo es muy posible que notes que tu pareja se muestra cambiante en sus emociones durante los primeros meses. A veces dichos sentimientos pueden diferir de los que tú sientes, pero habrás de considerar que es algo hasta cierto punto normal.

Tú, como futuro padre, experimentarás sentimientos distintos a los que ella puede estar viviendo. Verás que a medida que el embarazo progrese, esos cambios emocionales se explicarán también por los drásticos cambios que ella sufrirá en su cuerpo. Es por ello que la vivencia del embarazo suele ser distinta en cada miembro de la pareja.

En los primeros meses también habrás de observar que tus sentimientos de preocupación y ansiedad por el futuro que se asoma, se mezclan con la alegría de concebir un bebé y de contar con un nuevo miembro en la familia.

Otro aspecto digno de considerar se relaciona con el dinero, los recursos y demás necesidades que se habrán de cubrir. No hay duda de que en la planificación se deberán considerar gastos adicionales, además de los riesgos de no tener trabajo estable, o con la expectativa de mejorar el horizonte económico.

Por ello, es necesario conservar la calma y pensar en equipo lo que se habrá de hacer, anteponiendo metas consensuadas que les permitan acordar acciones.

Las tentaciones por encontrar mejores condiciones de vida en este momento crucial pueden empujar a la renuncia; hay que tomar en cuenta que ahora es cuando más se requiere de una certeza económica. Ambos deberán mantener la cabeza fría, procuren informarse sobre las expectativas que pueden alcanzar, considerando sus aptitudes y destrezas.

A corto plazo ambos se verán como padres esmerados, pero las exigencias de la vida moderna deberán estar contempladas en la planificación.

Expresa tus inquietudes

Eres parte fundamental en la relación con tu pareja y, si lo consideras necesario, manifiesta aquello que te genere dudas y expresa tus sentimientos. Comenta abiertamente tus ideas y habla con franqueza.

El sexo en esta etapa de la relación puede cambiar expectativas, por lo que es necesario hablar abiertamente de ello, para que no se convierta en un problema. Recuerda, además, de participar en las visitas con el especialista y de estar presente en el parto, ambos se sentirán apoyados uno al otro, y disfrutarán la aventura que significa el embarazo.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario