El duelo y sus procesos.

Cómo superar la muerte de un ser querido.

Uno de los retos más difíciles de afrontar en la vida es, sin duda, sobrellevar la muerte de un ser querido, ya que la muerte nos puede causar un dolor muy profundo.

Por más que entendamos que la muerte es un suceso inevitable que es parte de la vida o, inclusive, si tenemos alguna creencia religiosa, es difícil evitar sentirnos tristes, confundidos, enojados, frustrados, etc. Cada persona reacciona de manera diferente cuando alguien cercano muere. Algunos tienden a deprimirse y llorar sin poder contenerse; otros no lloran, pero comienzan a resolver los preparativos del funeral, a organizar a la familia, etc.; otros se enojan y se aíslan, por poner algunos ejemplos. Todas estas reacciones pueden ser normales, ya que cada uno, dependiendo de su carácter, resolverá y llevará el proceso de duelo de manera distinta; sin embargo, lo que es inevitable es pasar por las etapas de un duelo tras haber sufrido una pérdida.

Aceptar con cierta madurez que alguien ha muerto, es parte esencial de la resolución del duelo, y para llegar a ello, no existe una duración óptima; es decir, algunos lo pueden resolver en meses y otros tardarán años. Si alguien ha tenido una relación difícil con la persona que murió, el duelo puede resultar todavía más largo o más complicado.

Existen algunas etapas por las que pasamos cuando entramos en el proceso de duelo. Antes se pensaba que las personas pasaban “en orden” por estas etapas; sin embargo, se ha encontrado que las etapas pueden ser vividas en distinto orden e intensidad; que es, justamente, lo que hace que existan diferentes formas de duelo.

Negación: es, por lo general, la primera etapa del duelo, y consiste en no creer lo que está pasando o, de plano, hacer como que no pasó nada. Por ejemplo, hay gente que se imagina que la persona que murió se encuentra de vacaciones y que regresará. Puede ser un proceso consciente o inconsciente, es decir, que lo podemos hacer sin darnos cuenta de que lo estamos haciendo.

Enojo: es completamente normal sentirse furioso ante la pérdida de un ser querido. Nos solemos enojar con los doctores, con la familia, con la situación, con la persona fallecida, con uno mismo o, inclusive, con Dios. En esta etapa la persona se puede también sentir culpable, y no sólo por la muerte en sí; sino que empiece a recordar situaciones de conflicto o de culpa que pueda haber tenido en la relación con la persona que falleció. Es importante descargar el enojo y la furia para no guardarlo y poder seguir adelante con el duelo.

Negociación: la persona comienza a pensar en por qué sucedieron las cosas y a tratar de encontrar respuestas y conciliar el dolor y la rabia que se pueden sentir ante la muerte.

Tristeza: la persona se da cuenta de que es irremediable la pérdida del ser querido y entra en un periodo de depresión, soledad y vacío. Ésta suele ser la etapa más larga del duelo.

Aceptación: con el paso del tiempo, la tristeza y los demás sentimientos empiezan a disminuir su intensidad y la persona se va acostumbrando a vivir sin la persona que falleció. En esta etapa la persona comienza a recordar características del ser perdido, historias, anécdotas, personalidad, etc. y comienza a identificarse, de alguna manera, con estos aspectos. Cuando la persona recuerda al ser querido que perdió con amor y con orgullo, podemos decir que ha resuelto el duelo.

Cabe destacar que todos pasamos por estas etapas; sin embargo, no hay que olvidar que se vale pedir ayuda en el proceso, para que el duelo no se convierta en un duelo complicado o patológico. Lo más importante en este caso es hablar y expresar todo lo que sentimos, además de procurar no aislarnos, es decir, recurrir a la familia o a los amigos para sentirnos acompañados y apoyados.

Psic. Maite Sainz
Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM). www.spm.org.mx
Atención Previa Cita:
México D.F. Teléfonos: 5553 3599, 5286 6550 y 5286 0329. Email: spp@spm.org.mx
Satélite. Teléfono: 5393 0007. Twitter: @spm_satelite. Email: spmsatelite@gmail.com
Metepec; Edo. México. Teléfono: 2153024. Email: spmtoluca@gmail.com

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario