Educando a los hijos

Convirtiéndonos en traductores de nuestros bebés.

La relación que se establece entre tu hijo y tú es la más intensa y duradera de la vida de ambos, comparable únicamente con la que tú misma tuviste con tu madre y la que tu hijo tendrá, eventualmente, con sus propios hijos. Tú eres el primer contacto que tu hijo tiene con el mundo exterior y es a partir de la forma en que esta primera relación se dé, como tu bebé seguirá relacionándose con el resto de las personas.

Tanto tú como el papá son igualmente importantes como personas para el desarrollo de tu bebé, pero lo fundamental es la función que cada unos de ustedes ejerce sobre él. En ocasiones es papá quien cuida y alimenta al bebé, y otras veces es mamá quien impone las reglas de la casa; es decir, los estereotipos no importan realmente a la hora de criar a tu bebé, lo importante es que haya alguien que cubra las funciones que tu hijo necesita.

Dentro de los aspectos fundamentales de la relación con tu hijo se encuentran el poder atender sus necesidades básicas como alimentos, cobijo, limpieza, etc.; sin embargo, la importancia de estas tareas no es únicamente ayudarlo a sobrevivir, sino ayudarle a entender sus propias necesidades y, calmarlo cuando esté inquieto o no se sienta bien.

Hay que convertirse en los traductores de nuestros bebés. Si nosotros sabemos cuándo tiene sueño, cuándo hambre y actuamos en consecuencia, aliviando su malestar, tranquilizándolo y amándolo, poco a poco él mismo podrá identificar lo que le sucede. Esto va a favorecer que él aprenda a confiar en nosotros y, luego, en él mismo, a ser independiente y no tener miedo de intentar hacer cosas, para, posteriormente, hacer frente a las frustraciones que se le presenten en la vida.

Cada uno de nosotros como papás tiene una forma de actuar y de pensar muy diferente, basada, en gran medida, en nuestras propias experiencias como hijos. Hablar con nuestra pareja y con quienes nos apoyan en el cuidado de nuestros hijos, sobre nuestros valores, creencias y expectativas respecto al cuidado de nuestro bebé, ayudará a prevenir malentendidos y enojos pero, aún más importante, evitará que tu hijo crezca confundido, a causa de las diferentes formas de actuar de cada quien frente a una misma situación. Finalmente, los hijos aprenden de ellos. Lo más importante que debemos tener en cuenta cuando somos papás es que en la medida en que tú te sientas tranquilo y en paz con tu vida, con lo que eres y lo con lo que haces, tendrás mayor capacidad para hacerte cargo de una nueva personita que va a conocer el mundo a través de tus ojos; por ello, debemos preguntarnos ¿con qué ojos nos gustaría que nuestros hijos vieran el mundo?

Psic. Alejandro Silva

Miembro de la SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE MÉXICO (SPM)

www.spm.org.mx

Teléfonos: (+52-55) 5286 1744 y 5286 5509

Clínica de asistencia a pacientes México D.F.:

Teléfonos: (+52-55) 5553 3599, 5286 6550 y 5286 0329

Email: spp spm.org.mx

Clínica de Asistencia a la Comunidad Sede Metepec Edo. México

Teléfono: 2153024

email: spmtoluca gmail.com

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario